EL PRINCIPE de NICOLAS MAQUIAVELO – 1/2

 

 

EL PRINCIPE

de

NICOLAS MAQUIAVELO

 

ESCRITOR Y POLITICO DE FLORENCIA

 

en la

 

GALERIA HUMANISTA

 

Galería de recuerdo y tributo de personas relevantes en la historia de la Humanidad, con el convencimiento de que: “La persona es siempre y en todo el principio y fin, del trabajo, de la ciencia, del progreso económico y de la historia de los pueblos”.

 

CIENCIAS SOCIALS – 4

 

Galería de cultura universal, como: “Conjunto de conocimientos, sociales, artísticos, literarios, históricos, científicos o de cualquier otra índole, que el ser humano posee como fruto del estudio, de la experiencia, etc.”.

 

Primera parte

 

 

I – NICOLAS MAQUIAVELO

 

Nicolás Maquiavelo (en italiano Niccolò di Bernardo dei Machiavelli), Florencia, 3 de mayo de 1469 – Florencia, 21 de junio de 1527. Escritor y político italiano. Descendiente de una familia patricia de Florencia. Desempeñó altos cargos en la administración del Estado.

 

 

 

Nicolás Maquiavelo nació en el pequeño pueblo de San Casciano in Val di Pesa, a unos quince kilómetros de Florencia, hijo de Bernardo Machiavelli (abogado perteneciente a una empobrecida rama de una antigua familia influyente de Florencia) y de Bartolomea di Stefano Nelli, ambos de familias cultas y de orígenes nobiliarios pero con pocos recursos a causa de las deudas del padre.

 

 

Entre 1494 y 1512 Maquiavelo estuvo a cargo de una oficina pública. Viajó a varias cortes en Francia, Alemania y otras ciudades-estado italianas en misiones diplomáticas.

 

En 1512 fue encarcelado por un breve periodo en Florencia, y después fue exiliado y despachado a San Casciano. Murió en Florencia y fue sepultado en la Santa Cruz.

 

Se considera a Maquiavelo como uno de los teóricos políticos más notables del Renacimiento, pues con su aporte se abre camino a la modernidad en su concepción política y a la reestructuración social.

 

 

II – BIOGRAFIA DE NICOLAS MAQUIAVELO

 

Nicolás Maquiavelo cayó en desgracia con la llegada al poder de los Médicis, y su destierro le permitió reflexionar sobre las fluctuaciones políticas. Fue uno de los primeros pensadores que plantearon una concepción autónoma de la ciencia política. Sugestionado por el ejemplo de la unidad francesa, quiso transportar el mismo ideal renacentista a la península itálica.

 

 

Su metodología política aparece por primera vez recogida en Il Principe (1513). También escribió Discorsi sopra la prima deca di Tito Livio (1513-1519), Dell’arte della guerra (1516-1520) e Istorie fiorentine (1521-1525), donde intentaba, a través de estudios históricos, ilustrar sus tesis políticas.

 

 

El frío realismo y la llamada a la violencia y a la intriga han motivado una versión degenerada de la obra de Maquiavelo. La investidura autoritaria que aconsejaba al “príncipe”, o jefe, era únicamente un medio para acabar con la nobleza y su dominio feudal sobre el país. Un poder centralizado representaba entonces una necesidad para el progreso.

 

La obra literaria de Maquiavelo contiene principalmente su novela Belfagor arcidiavolo (1549), escrita con un tono de amarga misoginia, y sus dos comedias La Mandragola (1520) y Clizia (1525), en las que rechaza la imitación de los clásicos, para acercarse a la jovialidad y agudeza de la tradición de Boccaccio. De gran interés para comprender la complejidad del pensamiento de Maquiavelo es su correspondencia: Lettere familiari, editadas en 1883.

 

 

III – EL PRINCIPE DE NICOLAS MAQUIAVELO

 

El Príncipe (en el original en italiano: Il Principe) es un texto histórico y circunstancial de asesoramiento político, escrito por el florentino Nicolás Maquiavelo el año 1513, un tratado de doctrina política compuesto mientras se encontraba en San Casciano confinado por la acusación de haber conspirado en contra de los Médici.

 

 

Se supone que Fernando el Católico y Cesar Borgia fueron su inspiración para el modelo que propone.

 

Maquiavelo dedicó la obra a Lorenzo II de Médici, hijo de Pedro II de Medici, con la esperanza de reconquistar el encargo de Secretario de la República, y fue publicada póstumamente en 1532. Se trata sin duda de su obra con más renombre, aquella por la cual ha nacido el sustantivo "maquiavelismo" y el adjetivo "maquiavélico".

 

 

A pesar del uso despectivo que se le da al término “maquiavélico” no es otra cosa sino una obra con un gran conocimiento de la psicología humana, un gran sentido común y sobre todo muy pragmático, inclusive muchos hombres de negocios y políticos han extrapolado algunas ideas de él.

 

 

Es una pequeña obra que no se puede incluir en un género particular en cuanto no tiene las características de un verdadero tratado. Se ha considerado como un libro de carácter divulgativo.

 

 

IV – EL PRINCIPE COMENTADO POR NAPOLEON BONAPARTE

 

El Príncipe presenta analogías con la figura romana y republicana del dictador, investido de poderes absolutos durante un breve período y teniendo que rendir cuentas posteriormente ante la república. Si es así, entonces el principado y la república deberían ser entendidos como formas de gobierno subordinadas a la auténtica preocupación política de Maquiavelo.

 

 

Maquiavelo entiende que todo Príncipe debe tener virtud y fortuna para subir al poder: virtud al tomar buenas decisiones y fortuna al tratar de conquistar un territorio y encontrarse con una situación (que no fue provocada por él mismo) que lo ayuda o beneficie conquistar.

 

 

Aquel príncipe que obtenga el poder mediante el crimen y el maltrato, siendo éste vil y déspota; debe entender que una vez subido al poder tiene que cambiar esa actitud hacia el pueblo. Dándole libertad al pueblo, para ganarse el favor del mismo, ya que al fin y al cabo estos serán los que decidan su futuro.

 

 

Continua

 

 

EL PRINCIPE de NICOLAS MAQUIAVELO – 2/2

 

 

EL PRINCIPE

de

NICOLAS MAQUIAVELO

 

ESCRITOR Y POLITICO DE FLORENCIA

 

en la

 

GALERIA HUMANISTA

 

Galería de recuerdo y tributo de personas relevantes en la historia de la Humanidad, con el convencimiento de que: “La persona es siempre y en todo el principio y fin, del trabajo, de la ciencia, del progreso económico y de la historia de los pueblos”.

 

CIENCIAS SOCIALS – 4

 

Galería de cultura universal, como: “Conjunto de conocimientos, sociales, artísticos, literarios, históricos, científicos o de cualquier otra índole, que el ser humano posee como fruto del estudio, de la experiencia, etc.”.

 

Segunda parte

 

 

Sin embargo, los estadistas dirigentes expresan muchas dudas con relación a las conclusiones a las que llegó Nicolás Maquiavelo, como es el caso de Napoleón Bonaparte, algunas de cuyas opiniones concretas merece la pena considerar:

 

 

 

 

CONSIDERACIONES DE NAPOLEON

 

Los pintores encargado de dibujar un paisaje deben estar, a la verdad, en las montañas cuando tienen necesidad de que los valles se descubran bien a sus miradas; pero también únicamente desde el fondo de los valles pueden ver bien en toda su extensión las montañas y elevados sitios. Sucede lo propio en la política.

 

N.B. – Con esto empecé y con ello conviene empezar. Se conoce mucho mejor el fondo de los valles cuando después se está en la cumbre de la montaña.

 

 

Con ello te hallas tener por enemigos todos aquellos a quienes has ofendido al ocupar este principado, y no puedes conservar como amigos a los que te colocaron en él, a causa de que no te es posible satisfacer su ambición hasta el grado que ellos te habían lisonjeado; ni hacer uso de medios rigurosos para reprimirlos, en atención a las obligaciones que ellos te hicieron contraer con respecto a sí mismos.

 

N.B. – ¡Los bribones! Me dan a conocer cruelmente esta verdad. Si no lograra yo desembarazarme de su tiranía me sacrificarían.

 

 

… y los súbditos se alegran más de poder recurrir a un príncipe que está cerca de ellos que no a un príncipe distante que le verían como extraño; tienen ellos más ocasiones de cogerle amor, si quieren ser buenos; y de temor, si quieren ser malos.

Por otra parte, el extranjero que hubiera apetecido atacar este Estado, tendrá más dificultades para determinarse a ello. Así, pues, residiendo el príncipe en él no podrá perderle sin que se experimente una suma dificultad para quitárselo.

 

N.B. – Témanme ellos y eso me basta.

Imposible con respecto a mí. El terror de mí nombre valdrá allí mí presencia.

 

Volvamos a Francia, y examinemos si ella hizo ninguna de esas cosas.  …, como de aquel cuyas operaciones se conocieron mejor, visto que él conservó por más tiempo sus posesiones en Italia: y se verá que hizo lo contrario para retener un Estado de diferentes costumbres y lenguas.

 

N.B. – Prescribiré allí el uso de la lengua francesa, comenzando por el Piamonte, que es la provincia más próxima a Francia. Ninguna cosa más eficaz para instruir las costumbres de un pueblo en otro extranjero que acreditar allí su lengua.

 

¿Por qué ocupado el reino de Darío por Alejandro no se reveló contra los sucesores de éste después de su muerte?

 

N.B. – Atención a esto: no puedo casi prometerme más de treinta años de reinado, y quiero tener hijos idóneos para sucederme.

 

Las armas auxiliares que he contado entre las inútiles son las que otro príncipe os presta para socorreros y defenderos. Así, en estos últimos tiempos, habiendo hecho el papa Julio una desacertada prueba de las tropas mercenarias en el ataque de Ferrara, convino con Fernando, rey de España, que éste iría a incorporársele con sus tropas.

Estas armas pueden ser  útiles y buenas en sí mismas; pero son infaustas siempre para el que las llama; porque si pierdes la batalla, quedas derrotado, y si la ganas, te haces prisionero suyo en algún modo.

 

N.B. – ¡Inútiles!, es mucho. Imaginar el medio de infundirlos la idea de una incorporación con sus propias armas, por medio de una estratagema de una confederación o agregación al gran imperio.

Esto me basta.

Mi sistema de alianza debe precaver estos dos inconvenientes.

 

Napoleón en Berlín

 

Un príncipe no debe tener otro objeto, otro pensamiento, ni cultivar otro arte más que la guerra, el orden y disciplina de los ejércitos, porque es el único que se espera ver ejercido por el que manda.

Este arte es de una tan gran utilidad que él no solamente mantiene en el trono a los que nacieron príncipes, sino que también hace subir con frecuencia a la clase de príncipe a otros hombres de una condición privada.

 

N.B. – Dicen que voy a tomar la pluma para escribir mis Memorias. ¡Yo!; ¡escribir!, ¿me tomarían por un bobo? Es ya mucho tiempo que mí hermano Luciano haga versos. El entretenerse en semejante puerilidades es renunciar a reinar.

He mostrado uno y otro.

 

El actual rey de España (Fernando, rey de Castilla y Aragón) si hubiera sido liberal no hubiera hecho tan famosas empresas ni vencido en tantas ocasiones.

 

N.B. – Tontería

 

 

Uno de los reinos bien ordenados y gobernados de nuestro tiempo es el de Francia. Se halla allí una infinidad de buenos estatutos, a los que van unidos la libertad del pueblo y la seguridad del rey.

El primero es el Parlamento y la amplitud de su autoridad.

 

N.B-. – Llevas razón en admirarte de esto; pero era menester destruirlo para conseguir la destrucción del trono de los Borbones, sin la que, en resumidas cuentas, no hubiera podido erigirse el mío. Haré yo el mismo estatuto tan pronto me sea posible.

 

No hubo nunca príncipe nuevo ninguno que desarmara a sus gobernados; y mucho más: cuando los halló desarmados los armó siempre él mismo. Si obras así, las armas de tus gobernados se convierten en las tuyas propias; los que eran sospechosos se vuelven fieles; los que eran fieles se mantienen en su fidelidad, y los que no eran más que sumisos se transforma en partidarios de tu reinado.

 

N.B. – Así obraron los hábiles autores de la revolución. Haciéndose los príncipes de Francia, con la transformación que ellos hicieron de sus Estados generales, en Asamblea nacional, armaron inmediatamente al pueblo entero para formar de él un ejército “nacional” en provecho suyo.

(¿Por qué conservaron las guardias urbanas y comunales este título que nos les conviene ya hoy en día? ¿Guarda cada uno de ellos a la nación entera? Es menester que ellas la pierdan, pero gradualmente. No son, ni deben ser, más que guardias urbanas o provinciales; así lo exige el buen orden y sano juicio.)

 

Las fortalezas son útiles o inútiles según los tiempos, y si ellas te proporcionan algún beneficio bajo un aspecto, te perjudican bajo otro. Puede reducirse la cuestión a estos términos: el príncipe que tiene más miedo de sus pueblos que de los extranjeros debe hacer fortalezas; pero el que teme más a los extranjeros que a sus pueblos debe pasarse sin esta defensa.

 

N.B. – Cuando de teme a los unos tanto como a los otros, conviene absolutamente tenerlas y tenerlas en cuantas partes se teme.

 

 

Sus empresas no fueron más justas ni más fáciles que ésta, y Dios no les fue más propicio que lo es a vuestra causa. Aquí hay una sobresaliente justicia; porque una guerra es legítima por el solo hecho de ser necesaria, y las guerras son actos de humanidad cuando no hay esperanzas más que en ellas.

 

N.B. – Hay alguna verdad en todo esto; pero lo que veo de más claro en todo ello, es el extremado ardor de Maquiavelo para esta operación.

 

 

Waterloo 1815 – La batalla final de Napoleón

 

 

 

V – EL PRINCIPE EN LA POLITICA CONTEMPORANEA

 

Maquiavelo fue además un auténtico precursor del trabajo de los analistas políticos y columnistas de nuestros días: “todos estos príncipes nuestros tienen un propósito, y puesto que nos es imposible conocer sus secretos, nos vemos obligados en parte a inferirlo de las palabras y los actos que cumplen, y en parte a imaginarlo”.

 

 

 

En todo caso, distintos textos del pensador arrojan luces y sombras sobre la coherencia interna de su obra.

 

 

El florentino llega a afirmar no sin ironía que "desde hace un tiempo a esta parte, yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla”.

 

 

RESUMEN

 

Nicolás Maquiavelo murió olvidado y dejado en 1527. Dejó un gran legado que tuvo más éxito en siglos posteriores que en la época en la que le tocó vivir, ya que aunque él nunca quiso predecir el futuro, lo consiguió estudiando el presente.

 

 

Defendió la colectividad a la individualidad y siempre dijo la cruenta y única verdad sobre la política y de sus gobernantes.

 

 

Recopilación y edición

Martín Ferré

 

 

 

BOLERO de MAURICE RAVEL

 

 

ARTE Y BELLAS ARTES

 

 

BOLERO DE MAURICE RAVEL

 

COMPOSITOR SINFONICO

 

y

 

EXITOS MUSICALES DE LOS ULTIMOS TRESCIENTOS AÑOS

 

 

 

I – BIOGRAFIA DE MAURICE RAVEL

 

Joseph Maurice Ravel (Ciboure, Labort, 7 de marzo de 1875 – París, 28 de diciembre de 1937) fue un compositor francés del siglo XX. Su obra es el fruto de una compleja herencia y de hallazgos musicales que revolucionaron la música para piano y para orquesta. Reconocido como maestro de la orquestación y por ser un meticuloso artesano, cultivando la perfección formal sin dejar de ser al mismo tiempo profundamente humano y expresivo,

 

 

Maurice Ravel 1912

 

Estudió en el Conservatorio de París con Bériot, Gédalge y Fauré. Sus primeras obras fueron Pavane pour une infante défunte (1899), Jeux d’eau (1901) y el Cuarteto para cuerda en fa (1902). En 1912 presentó el ballet Daphnis et Chloé, por la compañía de los Ballets Rusos de Djagilev, con Nijinski y Karsavina en los principales papeles.

 

En 1920 rechazó la Legión de Honor y se instaló en Montfort-l’Amaury de forma definitiva.

 

Junto con Debussy, es el máximo exponente del impresionismo francés. Se distingue por un rigor constructivo en un estilo muy personal y fue uno de los más grandes y sutiles orquestadores que han existido.

 

 

Su producción es bastante extensa en todos los géneros y dentro de ella destacan, además de las citadas, las obras para piano Rhapsodie espagnole (1908; originariamente para orquesta), Gaspard de la nuit (1908), Valses nobles et sentimentales (1911), Ma mère lóye (1908; luego arreglada para orquesta), el poema coreográfico para orquesta La valse (1919-20) y Boléro (1928), también para orquesta; las composiciones escénicas L’heure espagnole (1907) y L’enfant et les sortilèges (1920-25), y sus piezas vocales Schéhérazade (1903), Histoires naturelles (1906), Trois poèmes (1913), sobre textos de Mallarmé, y Don Quichotte à Dulcinée (1932).

 

 

II – BOLERO DE RAVEL

 

La célebre bailarina y coreógrafa Ida Rubinstein le había encargado en 1927 un “ballet de carácter español” para el cual el músico adoptó una antigua danza andaluza: el bolero. Ravel comenzó a trabajar en la que se convertiría en su obra más famosa e interpretada.

 

 

La obra, que apuesta por durar alrededor de un cuarto de hora con sólo dos temas y una cantinela incansablemente repetida, fue estrenada el 22 de noviembre de 1928 frente a un público un tanto asombrado.

 

Su difusión fue inmediatamente inmensa. Ravel había firmado una auténtica obra maestra a partir de un material casi insignificante, pero él mismo rápidamente quedó exasperado por el éxito de esta partitura que consideraba sobre todo como una experiencia, y “llena de música”.

 

Visionado más de cuatro millones de veces

 

Cuando una dama gritó: Au fou, au fou! (¡Al loco, al loco!) después de haber oído la obra, el compositor confió a su hermano: Celle-là, elle a compris! (He ahí, ella lo ha comprendido.)

 

 

RESUMEN

 

 

En octubre de 1928, Ravel recibió el doctorado en música honoris causa de la Universidad de Oxford.

 

 

 

En su ciudad natal, inauguró, en agosto de 1930, el muelle que lleva su nombre.

 

 

 

Recopilación y edición:

Martín ferré

 

 

 

Galería: LEONARDO DA VINCI – 1/2

 

 

LEONARDO DA VINCI

 

GENIO RENACENTISTA

 

en la

 

GALERIA HUMANISTA

 

Galería de recuerdo y tributo de personas relevantes en la historia de la Humanidad, con el convencimiento de que: “La persona es siempre y en todo el principio y fin, del trabajo, de la ciencia, del progreso económico y de la historia de los pueblos”.

 

CIENCIAS – 3

 

Galería de cultura universal, como: “Conjunto de conocimientos, sociales, artísticos, literarios, históricos, científicos o de cualquier otra índole, que el ser humano posee como fruto del estudio, de la experiencia, etc.”.

 

Primera parte

 

 

 

I – LEONARDO DA VINCI

 

Leonardo Da Vinci (el hombre que escribía de izquierda a derecha) regaló las líneas más inspiradoras de la historia de la humanidad; el hombre que se opuso a la "belleza ideal" del siglo XV, realizó las obras más hermosas y perfectas que pudieran imaginarse; el hombre cuya vida fue un misterio fue el encargado de develar los secretos profundos del arte y la ciencia de la época; el hombre que es el paradigma del "Renacimiento".

 

 

Escritura especular o en espejo

 

 

Soltero y sin hijos, quizás homosexual, vegetariano, pintor, escultor, físico, arquitecto, ingeniero, biólogo, modisto, geólogo, autor de tratados de óptica, inventor de juegos y herramientas de cocina, cartógrafo, músico, astrónomo, urbanista, anatomista, descubridor, investigador, mecánico y excelente cantante, fuerte, guapo, elegante.

 

 

 

II – ORIGENES DE LEONARDO DA VINCI

 

Leonardo Da Vinci (1452-1519), nació en el castillo de Vinci, cerca de Florencia, producto de una relación amorosa ilegítima entre su padre, Messer Piero Fruosino di Antonio da Vinci, notario, canciller y embajador de la República de Florencia y descendiente de una rica familia de notables italianos, y de su madre, Caterina, una humilde joven cuya familia campesina habitaba en una pequeña localidad toscana.

 

 

Toscana de Leonardo

 

Leonardo, o Lionardo según su nombre de bautizo, fue bautizado y pasó sus cinco primeros años en la casa de su padre en Vinci, donde fue tratado como un hijo legítimo. En este lugar, Leonardo recibió instrucción, aprendió a leer y a escribir, y adquirió conocimientos de aritmética.

 

 

Su nombre completo fue “Leonardo di ser Piero Da Vinci”, cuyo significado es “Leonardo, hijo del maestro Piero Da Vinci”; sin embargo, el término “Da” lleva una mayúscula para denotar que se trata de un apellido. [Leonardo firmaba simplemente sus obras como “Leonardo” o “Io, Leonardo” (Yo, Leonardo), así que la mayoría de las autoridades atribuyen sus obras a “Leonardo” sin el “Da Vinci”. Es verosímil que se abstuviera de emplear el apellido de su padre porque era un hijo ilegítimo.

 

 

III – BIOGRAFIA DE LEONARDO DA VINCI

 

Su vida artística se puede dividir en cuatro períodos: florentino (1452-1482), milanés (1483-1499), vida errante (1500-1516) y el último, que abarca tres años, exilio voluntario en Francia, en la corte de Francisco I.

 

 

Su padre, Ser Piero, hacia 1469 lo encomendó éste al taller de Verrocchio, cuyas enseñanzas compartió con Sandro Botticelli, Lorenzo di Credi y Pietro Perugino.

 

 

Se tienen pocas noticias de su actividad durante este período, pero la Anunciación (Uffizi) para San Bartolomé de Monteoliveto, donde la fusión de la luz y la sombra anuncia el “sfumato leonardesco”, demuestra los sorprendentes progresos del joven artista, que en 1472 estaba ya inscrito en el “Libro rosso dei debitori e creditori” de la Compañía de San Lucas.

 

 

El primer encargo independiente es de 1478 y a éste le sigue otro, en 1481, de los monjes de San Donato de Scopeto, cerca de Florencia, para la Adoración de los Reyes Magos, inconclusa (Uffizi), y un San Jerónimo (1482, Pinacoteca Vaticana), en el que en un ambiente claroscuro asocia la figura al ambiente de la caverna, anticipo del de la Virgen de las Rocas.

 

 

 

 

La dama del armiño

 

En 1483 se encuentra en Milán al servicio de Ludovico el Moro; el duque le empleó como pintor, escultor, ingeniero y organizador de sus fiestas; le encargó además una estatua ecuestre de su padre, Francesco Sforza, que Leonardo no llegaría a fundir.

 

 

Mientras se dedicaba a sus trabajos de hidráulica, ingeniería y escultura, pintó dos grandes obras: en la Virgen de las Rocas (1483-1493, Louvre), encargada a Leonardo y a los hermanos Ambrosio y Evangelista De Predis por la Cofradía de San Francisco el Grande, de Milán, la suave ambigüedad de los tipos y la fusión pictórica entre la figura y el ambiente hacen de ella una muestra de la poesía figurativa de Leonardo.

 

 

La segunda gran obra de su período milanés es la Santa Cena (1499, refectorio de Santa Maria delle Grazie). Para Ludovico el Moro pinta, en 1498, dos salas del castillo sforzesco. En la misma época preparaba trabajos sobre mecánica, perspectiva y anatomía. Su obra permaneció ignorada hasta 1651, en que se publicó su “Trattato della pittura”.

 

 

Gioconda o Mona Lisa

 

Permaneció en Milán hasta 1500, es decir, hasta la caída del ducado de Milán; después se trasladó a Mantua, más tarde a Venecia y, finalmente, volvió a Florencia. En la capital toscana, también dedicado a sus búsquedas científicas, inicia una nueva era y pinta dos obras capitales, Santa Ana (1501, Londres, Royal Academy) y la Gioconda (1503, Louvre), la sublimación formal y expresiva del arte leonardesco.

 

 

Entre 1503-1504 realiza la Batalla de Anghiari, en el salón del Palazzo Vecchio de Florencia, de la que quedan sólo dibujos preparatorios y la célebre copia de Rubens (Louvre). Hacia 1506 abandona Florencia y se traslada a Milán, donde permanece como huésped del gobernador francés, Charles d’Amboise.

 

 

 

En 1513, Leonardo da Vinci se fue a Roma, donde trabajó para el papa León X, miembro de la rica y poderosa familia de los Médicis. En aquellos momentos, en el Vaticano, Rafael y Miguel Ángel tenían mucho trabajo; allí permanece hasta 1516, año en que se traslada a Francia invitado por Francisco I.

 

 

  –

 

Por su universalismo y naturalismo, Leonardo transforma el orden gótico y lo supera por su concepción de la vida orgánica. En sus escritos elaboró teorías científicas de la perspectiva, de la anatomía, del color y de las sombras.

 

 

Su gran innovación pictórica es el “sfumato”, la obtención de nuevos efectos de fluidez de las formas en el espacio con veladuras en profundidad, en una realidad nueva, más poética; así, al sistema florentino de contrastes en claroscuro, opone Leonardo la asociación de los colores contiguos.

 

 

 

Continua

 

 

Galería: LEONARDO DA VINCI – 2/2

 

 

LEONARDO DA VINCI

 

GENIO RENACENTISTA

 

en la

 

GALERIA HUMANISTA

 

Galería de recuerdo y tributo de personas relevantes en la historia de la Humanidad, con el convencimiento de que: “La persona es siempre y en todo el principio y fin, del trabajo, de la ciencia, del progreso económico y de la historia de los pueblos”.

 

CIENCIAS – 3

 

Galería de cultura universal, como: “Conjunto de conocimientos, sociales, artísticos, literarios, históricos, científicos o de cualquier otra índole, que el ser humano posee como fruto del estudio, de la experiencia, etc.”.

 

Segunda parte

 

 

 

IV – BIOGRAFIA CIENTIFICA DE LEONARDO DA VINCI

 

Los dibujos Leonardo Da Vinci proporcionan a su conocimiento científico una base concreta que le lleva a multiplicar sus descubrimientos. En la esquematización de algunos de ellos muestra claramente su interés por la mecánica del equilibrio y del movimiento de los cuerpos.

 

 

 

Los inventos más conocidos de Leonardo Da VInci:

Precursor de la técnica del sfumato que consiste en la creación de efectos de lejanía

 

 

Aparato para bobinar y torcer la seda

 

Bomba centrífuga

 

Bicicleta

 


Cañón naval

 

 

 

Cañón que se carga por la culata

 


Cadena de eslabones

 

Compás parabólico

 

 

Corredora para barcos

Draga para construcción de canales


Descubrió el Hidrómetro


Huso instrumento utilizado para hilar


Lanzadera

Molino de aire caliente (rueda de palas)


Maquina para pulir espejos

 

 

Martillo pilón

 

Nave con tracción por palas

 

 

 

Nave de doble casco

 

 

Paracaídas

 

Preconcepción del avión

 


Preconcepción del helicóptero

 

 

 


Preconcepción del automóvil

 

 


Rayador de pan

Submarino


Tanque de guerra

 

 

 

 


Tornillo cónico

 

Tornillo de Arquímedes – Aplicaciones

 

 

Tornillo sin fin engranando con una rueda

 

Traje de buzo

Transmisión con correas

 


Tubo de lámpara

 

 

La obra científica de Leonardo, en especial sus originales contribuciones a la mecánica de los sólidos y de los fluidos, sus invenciones, resultó casi desconocida de sus contemporáneos.

 

 

 RESUMEN:

 

 

 

En 1516 Leonardo Da Vinci se marchó a Francia junto con su ayudante, el pintor Francesco Melzi, el rey de Francia, Francisco I, los instaló en la casa donde éste vivió en su niñez, el Castillo de Clos-Lucé, cerca del castillo de Amboise. Fue el “primer pintor, primer ingeniero y primer arquitecto del rey”.[

 

 

El 23 de abril de 1519, Leonardo, enfermo desde hacía varios meses, redactó su testamento ante un notario de Amboise. Pidió un sacerdote para confesarse y recibir la extremaunción. Murió el 2 de mayo de 1519, en Cloux, a la edad de 67 años.

 

 

La tradición cuenta que murió en brazos del rey Francisco I

 

 

 

 

 

Recopilación y edición

Martín Ferré

 

 

 

EDAD MODERNA OCCIDENTAL

 

 

CIENCIAS SOCIALES

 

 

LA EDAD MODERNA OCCIDENTAL

 

 

 

 

I – LA EDAD MODERNA OCCIDENTAL

 

La Edad Moderna es el tercero de los periodos históricos en los que se divide tradicionalmente en Occidente la Historia Universal. En ese conjunto, la Edad Moderna sería el periodo en que triunfan los valores de la modernidad humana (el progreso, la comunicación, la razón) frente al periodo anterior, la Edad Media, que el tópico identifica con una Edad Oscura o paréntesis de atraso, aislamiento y oscurantismo.

 

 

 

El espíritu de la Edad Moderna buscaría su referente en un pasado anterior, la Edad Antigua, identificada como Época Clásica. Considerándose la Edad Moderna comprendida entre dos fechas simbólicas: 1453, la Caída de Constantinopla o 1492 el Descubrimiento de América y 1789, la Revolución Francesa.

 

 

 

II – CARACTERISTICAS DE LA EDAD MODERNA

 

La Edad Moderna no comienza de una manera brusca o repentina. Existe a caballo de la Baja Edad Media y de la Edad Moderna, un periodo de transición llamado Renacimiento. Con él, se produce un cambio notable en todos los órdenes de la actividad humana.

 

 

El significado del concepto de Renacimiento y su cronología, se ha discutido muchísimo, generalmente se le asocia al término Humanismo e indica un proceso innovador, inspirado en la antigüedad clásica y en la consolidación de la importancia del hombre en la organización de la realidad histórica y natural,

 

 

Las características de la Edad Moderna pueden ser las siguientes:

– Consolidación de las nacionalidades europeas.

– Formación de grandes imperios coloniales, como consecuencia de los descubrimientos geográficos.

– La fuerza política del absolutismo gobernante o monarquías autocráticas.

– La lucha contra las potencias que habían querido imponer la su hegemonía (primero España y luego Francia), hasta llegar al equilibrio del siglo XVIII.

– Aparición y desarrollo de las ideas liberales populares frente al absolutismo monárquico, que desembocaría en la Revolución francesa.


En la
Edad Moderna se integraron los dos mundos humanos que habían permanecido aislados desde la Prehistoria: el Nuevo Mundo (América) y el Viejo Mundo (Europa, Asia y África). Cuando se descubra el continente australiano se hablará de Novísimo Mundo.

 

 

 

El paso del tiempo ha ido alejando de tal modo esta época de la presente que suele añadirse una cuarta edad, la Edad Contemporánea, que aunque no sólo no se aparte, sino que intensifica extraordinariamente la tendencia a la modernización, lo hace con características sensiblemente diferentes, fundamentalmente porque significa el momento de triunfo y desarrollo espectacular de las fuerzas económicas y sociales que durante la Edad Moderna se iban gestando lentamente: el capitalismo y la burguesía; y las entidades políticas que lo hacen de forma paralela: la nación y el Estado.

 

 

 

III – LA TRANSICION A LA EDAD MODERNA

 

El Renacimiento en Europa fue el momento de transición en la historia entre el mundo medieval a la Edad Moderna, al retomar los conocimientos de la cultura clásica, con la reactivación del conocimiento y el progreso, tras siglos de predominio de la mentalidad establecida en la Europa de la llamada Edad Oscura o Edad Media.

 

 

Así pues, las realidades del Renacimiento se hallan en el campo de las artes, en la literatura y las ciencias, tanto naturales como humanas, un amplio movimiento de revitalización cultural que se produjo en Europa Occidental en los siglos XV y XVI.

 

 

Algunos de los primeros exponentes del Renacimiento podrían ser: Ramon Llull (1235 – 1315), Dante Alighieri (1265 – 1321), Francesco Petrarca (1304 – 1374), Giovanni Boccaccio (1313 – 1375), Bernat Metge (1345 – 1413), Ausiàs March (1397 – 1459), Joanot Martorell (1413 – 1468), etc. (que hemos presentado en anteriores artículos).

 

 

 

Correspondientes a una segunda parte del Renacimiento podrían ser: Johannes Gutenberg (1397 – 1468), Leonardo da Vinci (1452 – 1519), Nicolás Maquiavelo (1469 – 1527), Nicolás Copérnico (1473 – 1543), Miguel Ángel (1475 – 1564), etc.

 

 

 

Exponentes célebres de las artes, la literatura y las ciencias, ya en la Edad Moderna, podrían ser: Cervantes (1547 – 1616), William Shakespeare (1564 – 1616), Galileo Galilei (1564 – 1642), Voltaire (François Marie Arouet) (1694 – 1778), René Descartes (1596 – 1650), Sir Isaac Newton (1642 – 1727), etc.

 

Telescopio de Newton (Réplica)

 

 

La indumentaria en la Edad Moderna (Siglo XVI) nace con el Renacimiento italiano de fines de la Edad Media, con sus ribetes de afeminación y sensualidad, que resultó decisivo para los trajes del siglo XVI, añadiéndose en los dos siguiente la fanfarronería o ampulosidad propia de la época.

 

Lo característico del traje masculino del siglo XVI, hasta ya entrado el XVII consiste en el uso de los greguescos o de grandes bullones sobre las calzas, desde la cintura hasta la mitad del muslo y el de otros bullones parecidos sobre los brazos. Unos y otros llevaban unos adornos de galones y de acuchilladas, que dejaban ver entre las aberturas del forro u otra pieza de color puesta por debajo, moda venida de Alemania con el Emperador Carlos V.

 

 

Además, eran prendas de gente distinguida las golas o gorgueras rizadas, los ricos jubones, los gabanes amplios, el herreruelo o ferreruelo (capa corta y sin capucha), el birrete, el sombrero con plumas y los zapatos de punta roma y ancha.

 

 

RESUMEN:

 

Tras el paso de la Edad Moderna, la Edad Contemporánea intensifica extraordinariamente la tendencia a la modernización, lo hace con características culturales bien diferentes.

 

 

Esposos Curie

 

La Edad Contemporánea puede que se alcanzara gracias a personajes como: Honoré de Balzac (1799 – 1850),Víctor Hugo (1802 – 1885), Charles Dickens (1812 – 1870), Jules Verne (1828 – 1905), Mark Twain (1835 – 1910), Jacint Verdagué (1845 – 1902), Santiago Ramón y Cajal (1852 – 1934), Marie Curie (1867 – 1934), Guglielmo Marconi (1874 – 1937), Sir Alexander Fleming (1881 – 1955), etc. y otros muchos bien conocidos.

 

 

 

 

Recopilación y edición

Martín Ferré