HISTORIA DE CATALUÑA Y ESPAÑA EN IMAGENES

 

2007 Familia Real Española   Presidentes autonomicos

El álbum de fotografías correspondiente presenta multitud de imágenes de la época.

 

CIENCIAS SOCIALES

HISTORIA

DE

CATALUÑA Y ESPAÑA

 

HISTORIA DE CATALUÑA Y ESPAÑA EN IMAGENES

 

Nuestro empeño ha sido el de confeccionar

la mejor Historia de Cataluña y España en imágenes, de tal modo que ofrezcan por sí mismas una visión detallada de los hechos más notables y cronológicos a conocer o considerar.

La exposición de nuestra historia está destinada mayormente a los visitantes extranjeros, que puedan sentir interés por ampliar los conocimientos de que disponen en lo concerniente España,

y muy en particular de Cataluña y de la antigua confederación de la Corona de Aragón, grandes desconocidas para la mayoría de hispano parlantes, según he podido comprobar personalmente en muchos países de todo el mundo.

Las fotografías e imágenes expuestas en "

4B – Historia de España" y en "4B – Historia de Cataluña y España", proceden mayormente de las pinacotecas de los museos, de antiguas ediciones de historia y de algunas webs de Internet, a quienes agradezco su aportación y, gustosamente, ofrezco su publicación general y desinteresada a otras asociaciones sin afán de lucro.

 

CONSIDERACIONES

  1. La veracidad de las fechas, imágenes o datos aportados han sido cuidadosamente cotejados con buena parte de historiadores prestigiosos, sin embargo, ello no impide que haya desviaciones subjetivas de la realidad o errores involuntarios.

  2. Las imágenes corresponden en muchos casos a obras pictóricas posteriores a los hechos y ello implica una innegable imaginación por parte del artista, por lo que podría no ajustarse a la realidad indiscutible.

  3. Quienes sientan interés por confirmar o ampliar la información expuesta disponen de multitud de páginas web en Internet, toda vez que aquí se aporta sólo un resumen de los personajes y hechos fundamentales de la historia, sea con imágenes o en texto.

  4. El estudio de la Historia nos resultará apasionante si aplicamos modernos sistemas de análisis, como los que utilizamos para estudiar una gran empresa, el "Método del Caso" nos impone considerar los hechos fundamentales, los hitos del caso, para poder sacar finalmente nuestras propias conclusiones. Toda vez que los hechos siempre tienen diferentes versiones, sean históricos o muy recientes, y nuestra forma de sentir es diversa, obtendremos unos resultados o conclusiones absolutamente personales.

 

Martín Ferré

Martes, 1 de mayo del 2007

HISTORIA DE BARCELONA – CIUDAD CONDAL

 

Barcelona a vista de pájaro      

Ver los correspondientes álbumes de imágenes, contienen abundantes elementos o fotografías fundamentales.

 

CIENCIAS SOCIALES

HISTORIA

DE

CATALUÑA Y ESPAÑA

 

Casa Milá - La pedrera - Bcn – Diada de Sant Jordi - Libros

HISTORIA DE BARCELONA – CIUDAD CONDAL

 

Barcelona Ciudad Condal, capital de historica de Cataluña, capital de la provincia y del partido judicial homónimos, situada al pie de la cordillera Litoral, entre los deltas del Llobregat y del Besòs.

 

1 – PERIODO ROMANO

Dentro de lo que hoy es área ciudadana barcelonesa existieron originariamente varios

poblados de la tribu ibérica de los layetanos. Más tarde (s. I) los romanos fundaron sobre el Monte Taber (actual barrio de la catedral) una colonia.

La colonia fue arrasada (270) por bandas francoalamanas y a continuación rápidamente reconstruida y protegida con una primera muralla. Aunque en un principio

Barcino fue para los romanos sólo una etapa de la ruta mediterránea Roma-Tarraco, pronto pudo verse que si Tarraco ocupaba una posición más céntrica respecto del NE. peninsular, Barcino tenía más fáciles comunicaciones con el traspaís inmediato a través del Sistema Mediterráneo Catalán.

 

2 – EDAD MEDIA Y MODERNA

El mencionado amurallamiento tras la invasión germánica, que hizo de ella una sólida plaza fuerte, tuvo como consecuencia que Barcino desplazara a Tarragona y que ya

el rey visigodo Ataúlfo, al servicio del Imperio, la eligiera como capital de su reino.

Tomada por los sarracenos h. 717, fue reconquistada por las tropas francas de Ludovico Pío (801), y éste la convirtió en

capital del condado de Barcelona y principal ciudad de la Marca Hispánica.

Por su situación constituyó un centro marítimo y comercial que alcanzó su máximo apogeo en la primera mitad del s. XIV. A partir de estos años se inició un período de decadencia a causa de las pestes, el hambre y las luchas políticas.

En la segunda mitad del s. XVII comenzó una nueva etapa de desarrollo, que se incrementó durante el s. XVIII. A principios de este siglo (1714)

perdió su autonomía municipal al ser ocupada por las tropas de Felipe V.

 

3 – SIGLOS XIX y XX

El crecimiento económico permitió su industrialización a lo largo de los s. XIX y XX. Paralelamente fue

uno de los principales polos de atracción para muchos trabajadores de todas las zonas de España. Esta situación condicionó la vida pública de la ciudad, que fue teatro de muchos conflictos sociales.

Sede del Gobierno autónomo de Cataluña desde 1931, Barcelona se mantuvo leal a la República en ocasión del alzamiento militar, y fue duramente bombardeada durante la guerra civil.

El 26 de enero de 1939 entraron en la ciudad las fuerzas del general Franco.

Tras ser

restauradas las libertades democráticas, fue de nuevo sede del Gobierno autónomo de Cataluña (1977).

El

Palacio de la Generalidad, en cuyo patio se encuentra una amplia escalera gótica descubierta, típicamente catalana. El Patio de los Naranjos, de un gótico tardío. En la galería alta se abre la fachada flamígera de la capilla de San Jorge (1434). La fachada renacentista es del s. XVI.

El

Palacio Real Mayor presenta un espectacular exterior. La capilla palatina es de nave única con cubierta envigada sobre arcos diafragma. La más importante construcción gótica del Palacio Real Mayor es el gran salón del trono llamado del Tinell.

El antiguo

Palacio del Virrey (que albergaba el Archivo de la Corona de Aragón).

El Monasterio de Pedralbes (1326), con pinturas murales de Ferrer Bassa. Su iglesia, de nave única, está flanqueada por el campanario octogonal. Posee un gran claustro de tres plantas.

El salón gótico de la Bolsa (incluido dentro del edificio neoclásico de la Lonja), el conjunto del antiguo Hospital de la Santa Cruz (que contiene la Biblioteca de Cataluña), las Atarazanas medievales, etc.

Alrededor de la catedral se encuentra un notable conjunto de casas góticas. La Casa del Arcediano y la Deán, con detalles renacentistas (s. XVI). La Pia Almoina y la Canonja (ss. XV y XVI). También merecen especial mención las casas góticas señoriales de la calle de Montcada de los ss. XV y XVI.

La etapa del modernismo (1890-1910) tuvo en Barcelona un centro excepcional. En

la obra de Gaudí se destacan la Casa Vicens (1878), que inicia la arquitectura policroma; el Parque Güell (1900-14), donde sobresalen los puentes de piedra rústica volante y la fabulosa policromía de los mosaicos; la Casa Milà, llamada La Pedrera (1905) y el templo de la Sagrada Familia (1884-1926).

Estas tres obras de Gaudí están incluidas en el patrimonio mundial de la UNESCO).

De

Domènech i Montaner son el Palau de la Música Catalana (1908), máximo exponente del arte floral, y el Hospital de San Pablo (1902-12), expresión final del nuevo estilo. De Puig i Cadafalch cabe citar las casas Amatller (1900), Macaya y la llamada de les Punxes.

 

HISTORIA DE CATALUÑA Y ESPAÑA – VI b

 

      

El álbum de fotografías correspondiente presenta multitud de imágenes de la época.

 

CIENCIAS SOCIALES

HISTORIA

DE

CATALUÑA Y ESPAÑA – VI

Segunda Parte

 

INTRODUCCION

Esta síntesis de la historia está destinada mayormente a nuestros lectores extranjeros, que puedan sentir interés por ampliar los conocimientos que se deducen de las fotos e imágenes expuestas en "4B – Historia de España" y en "4B – Historia de Cataluña y España", si bien, también puede ser de interés para visitantes locales que deseen hacer un análisis actualizado de todo o parte de lo acontecido hasta fechas recientes.

CONSIDERACIONES

  1. La veracidad de las fechas, imágenes o datos aportados han sido cuidadosamente cotejados con buena parte de historiadores prestigiosos, sin embargo, ello no impide que haya desviaciones subjetivas de la realidad o errores involuntarios.

  2. Las imágenes corresponden en muchos casos a obras pictóricas posteriores a los hechos y ello implica una innegable imaginación por parte del artista, por lo que podría no ajustarse a la realidad indiscutible.

  3. Quienes sientan interés por confirmar o ampliar la información expuesta disponen de multitud de páginas web en Internet, toda vez que aquí se aporta sólo un resumen de los personajes y hechos fundamentales de la historia, sea con imágenes o en texto.

  4. El estudio de la Historia nos resultará apasionante si aplicamos modernos sistemas de análisis, como los que utilizamos para estudiar una gran empresa, el "Método del Caso" nos impone considerar los hechos fundamentales, los hitos del caso, para poder sacar finalmente nuestras propias conclusiones. Toda vez que los hechos siempre tienen diferentes versiones, sean históricos o muy recientes, y nuestra forma de sentir es diversa, obtendremos unos resultados o conclusiones absolutamente personales.

Recopilación de datos y confección:

Martín Ferré

Viernes, 21 de marzo del 2002

 

6.8 TRANSICION Y DEMOCRACIA PARLAMENTARIA (1978)

Juan de Borbón y Battenberg (La Granja de San Idelfonso, 20 de junio de 1913 – Pamplona; 1 de abril de 1993) jefe de la Casa Real y pretendiente al trono de España desde el 15 de enero de 1941 hasta el 14 de mayo de 1977, con el título de Conde de Barcelona.

Padre del rey Juan Carlos I,

habría reinado como Juan III, y diversos sectores monárquicos propugnan que se le reconozca como Rey a pesar de no haber reinado (al igual que Juan I y Luis XVII de Francia).

Desde la renuncia de Alfonso XIII como jefe de la Casa Real el 15 de enero de 1941 (apenas un mes antes de su muerte), don Juan fue el pretendiente al trono de España y encabezó la defensa de la causa monárquica contra la dictadura de Franco, ligando el proyecto de restauración de la monarquía a una concepción política liberal y democrática (Manifiesto a los españoles, 1945), liderando parte de la oposición al franquismo.

En 1946 se instaló en Estoril (Portugal) con su familia y desde allí, asesorado por un Consejo Privado, desplegó una paciente labor diplomática en favor de la restauración monárquica.

Varias entrevistas con Franco

le convencieron de que no tenía intención de devolverle el Trono; pero consintió en que su hijo Juan Carlos fuera educado en España bajo la tutela del dictador y en que éste le nombrara sucesor con título de rey en la Jefatura del Estado (19 de julio de 1969), aunque este hecho distanció durante algunos años a padre e hijo.

Consiguió así el restablecimiento de la monarquía borbónica

, si bien al precio de renunciar a sus propias aspiraciones a la Corona, pues fue Juan Carlos I quien había sido proclamado rey de España, el 22 de noviembre de 1975 según deseo de Francisco Franco, que esperaba que mantuviera el Régimen imperante.

El 14 de mayo de 1977 en una sencilla y breve ceremonia celebrada en el Palacio de la Zarzuela renunció oficialmente a sus derechos dinásticos, cediendo a su hijo la jefatura de la Casa Real.

Mantuvo durante el resto de su vida el título de Conde de Barcelona, vinculado a la Corona española y que ya había usado durante su exilio.

Fue enterrado en el Monasterio de El Escorial,

con honores de rey de España.

 

Juan Carlos I

: (n. 1938) Rey de España desde 1975. Hijo primogénito de Juan de Borbón y Battenberg, por acuerdo de éste y el generalísimo Franco realizó sus estudios en España. Casó en Atenas (1962) con la princesa Sofía de Grecia.

El 22 de julio de 1969 fue designado sucesor, a título de rey, en la jefatura del Estado español. A causa de dos graves dolencias de Franco, asumió interinamente dichas funciones en 1974 y 1975.

Tras la muerte de Franco

fue proclamado rey por las Cortes (22 noviembre 1975).

Impulsó y sostuvo el cambio político a la democracia

, sobre todo tras encargar la formación del segundo Gobierno de la Monarquía a Adolfo Suárez.

Fue decisiva su actuación durante los sucesos del 23 de febrero de 1981.

Ha sido distinguido con numerosos premios internacionales, entre ellos el premio Carlomagno (1982), el premio Simón Bolívar (1983) y el premio de la Paz (1995).

 

6.9 EL AFIANZAMIENTO DE LA DEMOCRACIA

A la muerte de Franco (1975), Juan Carlos

fue proclamado rey con el nombre de Juan Carlos I, y con la colaboración de Adolfo Suárez, procedió a desmontar la estructura política del franquismo.

Tras el referéndum del 15 de diciembre de 1976,

se legalizaron los partidos políticos. En las elecciones (15 junio 1977) para nuevas Cortes (Parlamento y Senado), triunfó la UCD (Unión de Centro Democrático) del presidente Suárez; los principales problemas del nuevo Gobierno fueron el terrorismo y la crisis económica.

Aprobada la Constitución

(diciembre de 1978), que reconoció las autonomías nacionales y regionales, la UCD venció de nuevo en las elecciones de marzo de 1979, y Suárez siguió como presidente hasta que los conflictos en el seno de su propio partido y la presión de la oposición tanto de derecha como de izquierda forzaron su dimisión en enero de 1981.

España está dividida en 50 provincias, 17 comunidades autónomas

(Andalucía, Aragón, Asturias, Islas Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco) y 2 municipios con estatuto especial (Ceuta y Melilla). La religión mayoritaría es la católica.

 –

Designado

L. Calvo Sotelo para sustituirle, durante la sesión de investidura en el Congreso un destacamento de guardias civiles al mando del teniente coronel Tejero Molina invadió el hemiciclo y secuestró a los diputados y al Gobierno en funciones (23 febrero 1981).

Pero el golpe, en el que estaban implicados varios generales

, fracasó por la actitud del rey Juan Carlos I y de las Fuerzas Armadas; y Calvo Sotelo formó Gobierno. Sin embargo, su ineficacia y las luchas internas en UCD le obligaron a disolver las Cortes (agosto 1982).

En las elecciones de octubre de 1982 venció, con mayoría absoluta, el PSOE, y su líder, Felipe González, formó nuevo Gobierno.

Persistieron

el terrorismo y la crisis económica, así como las tensiones entre el Gobierno central y algunas autoridades autonómicas. En junio de 1985 se firmó el tratado de adhesión de España a la CEE y en marzo de 1986 se aprobó, mediante referéndum, la permanencia de España en la OTAN.

En las elecciones de 1986, 1989 y 1993 volvió a vencer el PSOE, y Felipe González siguió al frente del Gobierno, con dificultades crecientes debido a los problemas de la economía, a

los escándalos financieros protagonizados por algunos altos cargos, y a las supuestas implicaciones, conocidas a finales de 1994, de algunos miembros del Gobierno socialista en la «guerra sucia» contra el terrorismo de ETA.

La retirada de los apoyos a la mayoría relativa de la que disponía el PSOE llevó a la convocatoria de

elecciones anticipadas (marzo de 1996), en las que el Partido Popular (PP), liderado por José María Aznar, fue la formación más votada. J. M. Aznar fue investido presidente del Gobierno con el apoyo de los partidos nacionalistas catalanes, vascos y canarios.

El Gobierno del PP, que inició una política de

privatización de empresas del sector público con el objetivo de reducir el déficit, hubo de enfrentarse a un recrudecimiento de las actividades terroristas de ETA, que generaron además un amplio movimiento social de repulsa. La bonanza económica y el acuerdo entre patronal y sindicatos (abril 1997) propiciaron un notable descenso del paro.

En mayo de 1998 España se situó entre los 11 países vinculados a la

moneda única europea.

En septiembre de 1998,

ETA declaró una tregua indefinida, y posteriormente, el gobierno anunció el inicio de conversaciones de paz con la organización.

 

6.10 GENERALITAT DE CATALUÑA

Organismo permanente de la Corona de Aragón,

creado en 1289 en Cataluña para recaudar y administrar los recursos votados por las Cortes.

En el s. XIV se le llamó Diputación en Aragón, y Diputación del General en Valencia y Cataluña.

En el s. XV asumió funciones fiscales y la vigilancia del cumplimiento de las leyes.

En Cataluña

dirigió las sublevaciones contra Juan II (1462-72), Felipe IV (1640-52) y Felipe V, durante la guerra de Sucesión (1701-15). Finalizada ésta, el Decreto de Nueva Planta (1716) suprimió la autonomía de los reinos de la corona de Aragón y sus organismos representativos.

Con la instauración de la II República (1931), se constituyó en Cataluña un Gobierno llamado Generalitat de Catalunya, que elaboró el Estatut d’Autonomia de 1932, suprimido al término de la guerra civil (1939) por el régimen franquista.

En 1977 se restableció la Generalitat y regresó del exilio su presidente José Tarradellas.

En 1979 se elaboró y aprobó un nuevo

Estatuto de Autonomía, ajustado a lo previsto en la nueva Constitución Española.

Pujol, Jordi:

(n. 1930) Político y estadista español. Dirigente nacionalista catalán, fue detenido (mayo 1960), juzgado por un tribunal militar y condenado a siete años de cárcel, de los que cumplió tres (1960-63). Promotor de Banca Catalana (1963), su posición financiera le permitió impulsar empresas culturales de carácter catalanista.

Fundador de Convergència Democràtica de Catalunya

(1974), partido nacionalista y de centro, del que fue secretario general hasta 1989, en que pasó a ocupar el cargo de presidente.

Jordi Pujol

fue elegido diputado en las elecciones generales de 1977 y 1979 y diputado al Parlamento catalán en las elecciones de 1980.

Tras el triunfo de la coalición Convergència i Unió (CiU) en estos últimos comicios, fue elegido

presidente de la Generalidad de Cataluña, y reelegido para dicho cargo en 1984, 1988, 1992, 1995 y 1999, siendo apreciado como gobernante y estadista, tanto por el pueblo de Cataluña como por las demás Comunidades de España.

 
 
 

HISTORIA DE CATALUÑA Y ESPAÑA – VI a

 

        

El álbum de fotografías correspondiente presenta multitud de imágenes de la época.

 

CIENCIAS SOCIALES

HISTORIA

DE

CATALUÑA Y ESPAÑA – VI

 

 

DEMOCRACIA PARLAMENTARIA

Vigente Constitución

 

6.1 La Revolución de 1868 y la I República

En el Pacto de Ostende (1866), progresistas y demócratas (Prim, Sagasta, Becerra, Ruiz Zorrilla y otros) acordaron la revolución (la Gloriosa), que triunfó tras el pronunciamiento del almirante Topete (1868), al que se unieron Serrano y Prim.

Isabel II, destronada, marchó al exilio en Francia. Un Gobierno provisional, presidido por Serrano, convocó Cortes Constituyentes, las cuales optaron por la monarquía, promulgaron la Constitución democrático-liberal de 1869 y designaron a Serrano regente (1869-71).

Patrocinado por Prim, fue elegido rey Amadeo de Saboya, quien llegó de Italia el mismo día en que era asesinado Prim (1870). Ante las revueltas de republicanos, carlistas y monárquicos, Amadeo abdicó en 1873.

Las Cortes proclamaron

la I República Española (1873), que en once meses estuvo presidida por Figueras, Pi y Margall, Salmerón y Castelar.

El general Pavía disolvió las Cortes (1874) y entregó el poder a Serrano.

 

6.2 República Española I

Régimen político vigente en España desde el 11 de febrero de 1873 al 3 de enero de 1874.

 

Proclamación de la República

La crisis política abierta en España por la Revolución de Septiembre de 1868 culminó en la proclamación de la República por una Asamblea Nacional, reunión del Congreso y el Senado (11 febrero 1873), tras la abdicación de Amadeo I. La misma Asamblea aprobó un Ministerio presidido por Figueras.

 

Figueras, primer presidente

La implantación de la República supuso la constitución de Juntas Revolucionarias en la mayoría de las ciudades y la ocupación de fincas por los campesinos en las zonas latifundistas. Pero todos estos actos fueron rápidamente reprimidos por el Gobierno, y la actitud gubernamental provocó el desprestigio de la República entre los grupos más avanzados.

  • Dentro del campo estrictamente republicano

empezó pronto a desarrollarse una división entre la mayoría de los elementos de la base, que deseaban instaurar inmediatamente una república federal, y los dirigentes del partido, los cuales creían que sólo mediante la elección de unas Cortes Constituyentes se podría decidir sobre dicho punto.

  • El Gobierno republicano fue reorganizado (24 febrero) y para eliminar a la Asamblea Nacional se convocaron Cortes Constituyentes.

 

Cortes Constituyentes

En las elecciones celebradas en mayo los diputados republicanos obtuvieron una amplia mayoría y las Cortes Constituyentes proclamaron la República Federal (7 junio).

  • Durante las discusiones parlamentarias,

el equipo dirigente del republicanismo empezó a fraccionarse. Se acentuó una tendencia hacia la derecha, dirigida por Castelar y Salmerón, y otra hacia la izquierda, formada por los diputados federales intransigentes.

 

Pi y Margall

Debido al abandono de la presidencia del poder ejecutivo por Figueras, fue nombrado Pi y Margall (11 junio), que intentó restaurar el orden; pero su legalismo hizo que fuera

desbordado por las insurrecciones cantonalistas y obreristas; al mismo tiempo, los ejércitos carlistas progresaban en Cataluña y en el país vasco-navarro.

  • Para hacer frente a la situación, el nuevo presidente intentó organizar un gobierno de concentración republicano, pero dimitió al no ser secundado por Salmerón ni por Castelar.

  • La caída de Pi y Margall significó un triunfo de la derecha republicana y la insurrección cantonal se propagó rápidamente.

Salmerón

Le sustituyó en la presidencia del poder ejecutivo Salmerón (18 julio), que orientó su política hacia la eliminación del cantonalismo y envió contra los federales sublevados parte de las tropas que combatían en el Norte contra los carlistas, lo que permitió reducir el foco insurreccional a Cartagena.

  • Pero puesto ante la alternativa de firmar varias condenas de muerte, Salmerón prefirió dimitir (septiembre).

 

Castelar

Ocupó su puesto Castelar, quien acentuó más la tendencia unitaria y derechista; suspendió las Cortes y las garantías constitucionales, al mismo tiempo que se esforzaba en restablecer la disciplina del ejército entregando el mando a muchos oficiales monárquicos, que empezaron a conspirar contra la República.

  • Castelar se ganó los elogios de los elementos conservadores, pero perdió las simpatías de la mayoría republicana, y al ser de nuevo abiertas las Cortes sufrió una votación adversa y fue destituido.

 

6.3 Restauración Monárquica

Al producirse esta situación, el general Pavía, con el apoyo de ciertos elementos conservadores, dio un golpe de Estado que puso fin a la República (3 enero 1874).

 

Alfonso XII: (1857-1885) Rey de España (1875-1885), hijo de Isabel II y de don Francisco de Asís de Borbón y Borbón.

Al triunfar la Revolución de 1868 fue expulsado de España junto con toda la familia real.

En 1870 Isabel II le cedió los derechos a la corona y confió los asuntos dinásticos a Cánovas del Castillo. Éste consiguió agrupar a los alfonsinos, quienes conspiraron contra la monarquía de Amadeo primero y la República después.

Los intereses de Alfonso XII quedaron asegurados cuando el general Pavía dio el golpe de Estado contra el gobierno republicano (enero 1874). Cánovas atrajo a importantes sectores del ejército, y a fines de 1874 Martínez Campos proclamó a Alfonso XII en las cercanías de Sagunto.

  • El 11 de enero de 1875 el nuevo monarca llegó a Barcelona y el 14 del mismo mes a Madrid.

  • Desde un principio

quiso evitar la excesiva injerencia que había tenido Isabel II en la vida política del país y encomendó a Cánovas, su hombre de confianza durante todo su reinado, que estructurara las bases institucionales del nuevo Estado. Se elaboró una nueva Constitución (1876), mucho más moderada que la de 1869, y se estableció el sistema de partidos turnantes (conservador y liberal), que funcionó con perfecta regularidad, pero al margen siempre de la opinión del país.

  • Alfonso XII

    se esforzó en conseguir una impresión favorable en las masas populares por sus formas desenvueltas y sencillas. Se casó con su prima Mercedes, hija de los duques de Montpensier (1878), que murió a los pocos meses, y al año siguiente contrajo matrimonio con María Cristina de Habsburgo. Murió tuberculoso en El Pardo.

    • A la muerte de Alfonso XII, fue regente su esposa María Cristina (1885-1902), quien presidió la

    liquidación de los restos del imperio colonial español (Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam), durante la guerra hispano-norteamericana (1898).

     

    Alfonso XIII: (1886-1941) Rey de España (1886-1931), hijo póstumo de Alfonso XII y de María Cristina. Fue declarado mayor de edad a los 16 años, con lo que se puso fin a la regencia de su madre. En 1906 casó con Victoria de Battenberg, y después de la ceremonia de la boda sufrió un atentado del anarquista Mateo Morral, del que salió ileso.

    • Desde el comienzo de su reinado

    aspiró a convertirse en el jefe del ejército y a intervenir de una manera efectiva en el gobierno del país, actitud que se vio impulsada por el proceso de desintegración del sistema canovista de partidos turnantes.

  • Encargó el gobierno a conservadores y a liberales sucesivamente, sin que se lograra estabilizar la situación
  • : de 1902 a 1931 se sucedieron veintitrés gobiernos.

    • Las zonas periféricas industriales (

    Cataluña y País Vasco) consideraron ineficaz la política vigente, que identificaron con el «centro», y su alianza con la oligarquía agraria castellano-andaluza empezó a deteriorarse.

    • Durante el reinado de Alfonso XIII (1902-31) irrumpieron nuevas fuerzas políticas (

    republicanos, socialistas) y apareció el movimiento obrero organizado (CNT, UGT).

  • Maura, del partido conservador, intentó algunas reformas, pero la brutal represión de la

    protesta en Barcelona (1909), por la movilización de reservistas con destino a África, arruinó su carrera política.

    • Los Gobiernos de Dato (1913-15) y sus sucesores

    mantuvieron la neutralidad de España en la I Guerra Mundial, pero la prosperidad económica que la misma trajo, tuvo su contrapartida en el recrudecimiento del problema social, protagonizado por la lucha abierta entre patronos y obreros.

    • Se mantuvo la neutralidad española en la I Guerra Mundial, pero la crisis de 1917 (asamblea de parlamentarios, juntas militares, huelga general) provocó de forma definitiva el hundimiento del orden constitucional de la Restauración y

    demostró al monarca que sin el apoyo del ejército su situación era comprometida.

  • Desde este momento

    impulsó la guerra de África, que fue concebida como el medio más eficaz para conseguir la unidad del ejército y devolver el prestigio a la monarquía. Intervino personalmente, por encima de la autoridad constitucional, en la preparación de la campaña que terminó en el desastre de Annual (1921).

    • Cuando el Parlamento empezó a discutir las causas del desastre, Alfonso XIII vio como única solución un gobierno de militares que prescindiera del Parlamento.

    • Reconoció inmediatamente al Directorio militar surgido del

    golpe de Estado de Primo de Rivera (1923), mas pronto, al producirse el descontento contra el dictador y, de rechazo, contra la monarquía, cambió de ideas, y a partir de 1927, sobre todo después de varios pronunciamientos militares, intentó deshacerse de Primo de Rivera, lo que no consiguió hasta la dimisión de éste, en 1930.

    • El pronunciamiento militar del general Primo de Rivera, capitán general de Cataluña, con el apoyo de la burguesía de esta región

    , salvó a la monarquía, pero instauró una dictadura mediante un Directorio militar sustituido en 1925 por un Directorio civil.

    • Primo de Rivera

    logró la pacificación de Marruecos y desarrolló un vasto plan de obras públicas, pero no emprendió ninguna reforma básica. La crisis mundial de 1929 y la creciente oposición le obligaron a dimitir.

    • Encargó entonces el gobierno al general Berenguer, quien a su vez dimitió en febrero de 1931.

    • Consultó entonces a

    los jefes de los principales partidos, pero todos se negaron a formar gobierno. Finalmente, aceptó el almirante Aznar (18 de febrero).

  • Realizadas las elecciones municipales el 12 de abril de 1931,

    los partidos republicanos obtuvieron la mayoría en las grandes ciudades. Tres días después embarcó en Cartagena para el exilio. Murió en Roma, dejando los derechos de la corona a su hijo Juan.

     

    6.4 Los intelectuales en España

    Las generaciones del 98 y del 27: En el s. XX la guerra de Cuba

    origina el surgimiento de una actitud crítica y la llamada Generación del 98, que convive con el modernismo. En el ensayo y la crítica predominan Unamuno, Azorín y Maeztu, mientras que en la poesía destacan el nicaragüense R. Darío y A. Machado.

    • Una profunda preocupación por lo español domina la novelística de Baroja y la dramaturgia de Valle-Inclán. Pero el teatro que triunfa es el de J. Benavente.

    El intelectualismo invade la novela de R. Pérez de Ayala y el pensamiento alcanza altas cotas en el plano literario en la prosa de Ortega y Gasset.

    • Hacia los años 20 irrumpe el vanguardismo, en el que destaca Gómez de la Serna. J. R. Jiménez es admirado e imitado por los jóvenes de la llamada Generación del 27 (Lorca, Alberti, Aleixandre…), que prolonga su actividad hasta la guerra civil (1936 a 1939).

    Ésta produce una profunda quiebra cultural y un exilio masivo.

     

    6.5 República Española II

    Régimen político vigente en España desde el 14 de abril de 1931 hasta el 1 de abril de 1939.

     

    Constitución de la II República

    Después de proclamada la República el 14 de abril de 1931, y tras un breve Gobierno provisional, las Cortes Constituyentes surgidas de las elecciones de junio de 1931 presentaban una mayoría republicana y socialista, cuyos propósitos reformadores se aplicaron a la elaboración de la Constitución, creada según el modelo de la de Weimar: cámara única, y sufragio universal; el poder moderador era atribuido al presidente de la República, y un Tribunal de Garantías juzgaba toda irregularidad constitucional.

     

    Bienio reformista

    (1931-1933)

    En diciembre, Alcalá Zamora fue elegido presidente de la República, y Azaña, jefe de Gobierno.

    • Se inició entonces el llamado bienio reformista (1931-33). En lo referente a la educación, el nuevo Gobierno adoptó el modelo de la Institución Libre de Enseñanza para la universidad y los institutos secundarios; pero fracasó en su intento de laicizar toda la enseñanza primaria.

    • El Gobierno de Azaña abordó también la debatida

    cuestión religiosa: aplicó leyes restrictivas a los jesuitas y asociaciones religiosas.

    • Para modernizar las fuerzas armadas y conseguir un ejército acorde con el nuevo régimen, el Gobierno también emprendió la reforma militar: redujo los efectivos del ejército y facilitó el retiro voluntario de los militares.

    • En cuanto al

    problema de las nacionalidades históricas, se concedió a Cataluña (1932) un estatuto de autonomía que, aunque recortado del proyecto plebiscitado por el pueblo catalán, permitía a la «Generalitat», presidida por Macià, el uso de Gobierno, Parlamento, administración, justicia, presupuesto y cultura.

    • Posteriormente se anunció la elaboración de otro

    estatuto de autonomía para Vizcaya. La falta de coherencia dentro del Gobierno se demostró, fundamentalmente, en la cuestión agraria, que se aplazó hasta el 15 de septiembre de 1932 con la votación de una ley moderada, cuya paulatina aplicación no conquistó al campesinado.

  • Inicialmente,
  • el movimiento obrero simpatizó esperanzado con el cambio de régimen.

    • El Gobierno promulgó una

    legislación laboral inspirada por las directrices de Ginebra. Una política económica monetaria de tradición liberal y el mantenimiento del sistema financiero capitalista español, junto con las repercusiones de la crisis mundial de 1929.

  • En enero de 1933, en un intento de unir la huelga general a la agitación campesina, se produjo la represión de Casas Viejas. Este hecho, junto con las derrotas en las elecciones municipales y para el Tribunal de Garantías, forzó la dimisión de Azaña en septiembre de 1933.

  • Fracasado un Gobierno del radical Lerroux, Martínez Barrio formó un gabinete que convocó nuevas elecciones.

    La desunión de la izquierda y la abstención anarquista en las elecciones de noviembre de 1933

  • hicieron posible la victoria de las derechas. El dirigente virtual de éstas, Gil Robles, había conseguido aglutinar en el partido de la CEDA a los simpatizantes de la monarquía y a los representantes de los grandes intereses agrarios, así como del catolicismo tradicional.

     

    Bienio negro

    (1933-1935)

    Alcalá Zamora, considerando ambigua la postura de la CEDA ante la forma republicana, encargó la presidencia del Gobierno a Lerroux, que con el apoyo de la CEDA inició el llamado bienio negro.

    • Inmediatamente dejó en suspenso las leyes laicizantes y de reforma agraria, limitó la autonomía de Cataluña y redujo el poder de los sindicatos.

    • La entrada de tres miembros de la CEDA en un nuevo Gobierno de Lerroux, en octubre de 1934, y

    la situación caótica de la economía del país desencadenaron una situación revolucionaria que se exteriorizó principalmente en Cataluña y en Asturias.

     

    En Cataluña, el movimiento republicano fue encabezado por la propia Generalitat, presidida por Companys, en defensa de la autonomía y de los campesinos (6 octubre 1934).

    En Asturias

    el movimiento revolucionario se caracterizó por la unidad de todas las organizaciones proletarias, pero la intervención de las fuerzas de la Legión permitió al Gobierno dominar la situación.

    • Después de

    cambiar siete veces de gabinete en un año y medio, Alcalá Zamora designó a Portela Valladares para formar un gobierno centrista que había de disolver el Parlamento y presidir las nuevas elecciones del 16 de febrero de 1936.

     

    El Frente Popular (1936)

    Las izquierdas crearon el Frente Popular, coalición similar a las surgidas en Europa para combatir el fascismo, que venció al Frente Nacional de las Derechas. Azaña fue nombrado jefe de un gobierno integrado por representantes de la coalición.

    • Inmediatamente se proclamó la

    amnistía general de los presos políticos, se restableció el estatuto catalán y se reemprendió la reforma agraria.

  • En mayo de 1936, Azaña sustituyó a Alcalá Zamora en la presidencia de la República, y se designó jefe de Gobierno a Casares Quiroga.

    En los tres meses siguientes, las organizaciones obreras incrementaron sus presiones para que se reformaran las estructuras. Por otra parte, algunos sectores de la derecha pusieron sus esperanzas en una sublevación.

  • 6.6 Guerra Civil Española (1936 – 1939)

    La incompatibilidad de ambas posiciones condujo a

    la guerra civil, iniciada el 17 de julio de 1936 en las guarniciones del protectorado de Marruecos y Canarias y, después (18 y 19), de la Península.

    • Tras sucesivos cambios de gobierno (Casares Quiroga, Martínez Barrio y Giral) y de la pérdida de la Andalucía Occidental y Extremadura, el socialista

    Largo Caballero formó un gobierno de coalición (septiembre), que contaba con la fidelidad de las fuerzas de orden público, de los partidos republicanos, socialistas y comunistas y, sobre todo, de las organizaciones obreras, como la CNT.

    • Éstas,

    en los primeros días de la contienda, habían conseguido imponer un orden revolucionario, al lograr vencer a las fuerzas sublevadas en Asturias (a excepción de Oviedo), Santander, Vizcaya, Guipúzcoa, Menorca, Cataluña, País Valenciano, región murciana, Castilla la Nueva (salvo el Alcázar de Toledo), Andalucía (a excepción de los focos sublevados de Cádiz, Sevilla, Córdoba y Granada), Badajoz y parte de Aragón.

    • En reconocimiento de la adhesión de Euzkadi a la II República, al igual que la Generalitat de Cataluña, le fue concedido el estatuto vasco de autonomía (1 octubre 1936).

    Sin embargo, el Gobierno de coalición (en noviembre, entrada de los anarquistas en el Gobierno) de Largo Caballero, aparte el éxito de la defensa de Madrid, no pudo impedir el avance de los facciosos (Donostia, Málaga), ni

    el aislamiento internacional, excepto por la URSS y la aportación del voluntariado extranjero en las brigadas internacionales, a diferencia del bando militar sublevado que contaba con el apoyo de Italia, Alemania, Portugal y la recluta de los cabileños marroquíes.

    • Debido a todo ello y al cambio de planteamientos (primacía del esfuerzo bélico y formación de un ejército regular, en detrimento de la revolución proletaria y las milicias), Largo Caballero fue sustituido por el socialista Negrín tras los sucesos de mayo de 1937 en Barcelona, que supusieron la liquidación del POUM y la neutralización de la CNT-FAI.

    • No obstante,

    el Gobierno Negrín, con predominio del partido comunista, cosechó sucesivas pérdidas territoriales: el frente del Norte (Bilbao, Santander, Gijón, en junio-octubre de 1937), el frente de Aragón-Levante (Teruel, Vinaroz, Castellón, en febrero-junio de 1938) y, tras la batalla del Ebro, Cataluña y Menorca (en diciembre-febrero de 1939).

    • Estos fracasos llevaron a la dimisión de Azaña de la presidencia de la República,

    al abandono de la legalidad republicana por las potencias extranjeras, que reconocieron al régimen del general Franco, y a la disensión entre las propias filas republicanas, en las que se impusieron los partidarios de una rendición negociada, tras el golpe de Casado en Madrid (marzo 1939).

    • Sin embargo, éstos también fueron superados por las fuerzas franquistas, que ocuparon el resto del territorio republicano (Castilla la Nueva, Andalucía Oriental y Levante).

     

  • El gobierno en el exilio

    La guerra se dio por concluida el 1 abril 1939 con la extinción del régimen republicano, que formó un gobierno en el exilio.

    La II República mantuvo este gobierno en el exilio hasta las elecciones de junio de 1977, tras de las cuales se disolvió.

    6.7 Dictadura del Nacionalcatolicismo (Expresión popular)

     

    Franco Bahamonde, Francisco: (1892-1975).

    Militar y estadista español. Participó en la guerra de Marruecos y alcanzó el generalato en 1925, lo que le convirtió en el general más joven de Europa.

    • En 1927 el dictador Primo de Rivera le designó director de la nueva

    Academia General Militar de Zaragoza, cerrada en 1931 por decisión del primer Gobierno republicano. Asesor especial del Gobierno de Lerroux, sofocó la revolución de octubre de 1934 en Asturias y en 1935 ocupó la jefatura del Estado Mayor Central.

    En precaución contra un posible alzamiento, el Gobierno del Frente Popular lo destinó a Canarias en 1936. No obstante, se incorporó al alzamiento, aceptó la ayuda de Hitler y Mussolini y trasladó el ejército de África a la Península a través del estrecho de Gibraltar.

    • Durante la guerra civil fue nombrado por la Junta de Burgos (1936),

    jefe del Gobierno y del Estado, y generalísimo de los ejércitos.

  • Alcanzó la victoria final el 1 de abril de 1939, tras unas rápidas campañas contra Cataluña y Madrid.

    • Su triunfo (1.° abril 1939) significó la creación de

    un nuevo Estado, que Franco presidió hasta su muerte, regido por leyes normativas llamadas fundamentales. La primera de éstas (1938) robusteció definitivamente la autoridad del jefe del Estado.

    • España se mantuvo neutral durante la II Guerra Mundial, pero se vio sometida a un aislamiento diplomático y a una seria depresión económica (1945-50).

    • El referéndum sobre la Ley Orgánica del Estado (1966) permitió la designación del príncipe Juan Carlos de Borbón como sucesor del jefe del Estado a título de rey (1969).

     

    Instauró un régimen totalitario, de estructura corporativa, inspirado en el fascismo, y el catolicismo (llamado comúnmente el Nacionalcatolicismo) fue la religión oficial del Estado.

    Durante la II Guerra Mundial simpatizó con sus antiguos aliados, las potencias del Eje, y envió la División Azul para que luchara junto a los alemanes en el frente ruso, por lo que

    España fue excluida de las Naciones Unidas (1946-55) y del Plan Marshall, viéndose así obstaculizada su reconstrucción tras la contienda civil.

    • Estructuró los sindicatos verticalmente, fundó el Instituto Nacional de Industria (INI) y los deberes de los españoles se definieron en

    el Fuero de los Españoles (julio 1945).

  • En 1953 firmó un concordato con la Santa Sede y negoció un acuerdo bilateral con EE.UU. para el establecimiento de bases militares y la obtención de ayuda económica, y en 1955 logró el ingreso de España en la ONU.

    • Tras el pacto de alianza con EE.UU. y el concordato con la Santa Sede (1953),

  • España ingresó en la ONU (1955). La ayuda norteamericana, el auge del turismo y las remesas de los trabajadores españoles en el extranjero, favorecieron los planes de desarrollo.

    • Se concedió la independencia al protectorado de Marruecos (1956) y a Guinea Ecuatorial (1968), y se reintegró Ifni a Marruecos (1969).

    • En 1966 hizo aprobar a las Cortes la

    Ley Orgánica por la que se preveía la separación de los cargos de Jefe del Estado y del Gobierno, y en 1969 presentó al príncipe Juan Carlos de Borbón como su sucesor.

  • En 1973 renunció a las funciones de jefe del Gobierno, que asumió el almirante Carrero Blanco.

  • A causa de una grave enfermedad, Franco cedió temporalmente las funciones de jefe del Estado al príncipe

    Juan Carlos de Borbón (19 julio-2 septiembre 1974), y de nuevo el 30 de octubre de 1975 a causa de la enfermedad que le ocasionaría la muerte (20 noviembre 1975).

  • HISTORIA DE CATALUÑA Y ESPAÑA – V c

     

        

    El álbum de fotografías correspondiente presenta multitud de imágenes de la época.

     

    CIENCIAS SOCIALES

    HISTORIA

    DE

    CATALUÑA Y ESPAÑA – V

    Tercera Parte

     

    5.5 GUERRA DE LA INDEPENDENCIA ESPAÑOLA

    Guerra de la Independencia española:

    Conflicto armado que convulsionó la Península Ibérica entre 1808 y 1814 y que opuso a España y los aliados Portugal y Reino Unido contra el Primer Imperio Francés, como consecuencia de la política expansionista de Napoleón I, enmarcada en el contexto europeo más general de las Guerras Napoleónicas y la crisis de la monarquía española de Carlos IV.

    • El conflicto estalló tras las maniobras de ocupación furtiva de importantes ciudades españolas por las tropas de Napoleón, siguiendo un plan de apoyo a la invasión conjunta de Portugal,

    acordada en el Tratado de Fontainebleau y de secreto derrocamiento del rey, que provocaron en todo el país un levantamiento espontáneo y popular conocido como el Dos de mayo de 1808.

  • La consecutiva guerra se caracterizó por el
  • original fenómeno de las acciones conjuntas de guerrilleros y ejércitos regulares aliados dirigidos por Wellington que provocaron el desgaste de las fuerzas bonapartistas y su progresivo repliegue hasta las fronteras pirenaicas.

  • La lucha fue encarnizada en toda España
  • , Madrid, Barcelona (el Bruch, Molins de Rey, Sabadell, Sant Feliu de Codinas, etc.), Jaén (Bailén), Gerona, Tarragona, Zaragoza y Vitoria.

  • La posterior invasión del territorio francés, provocó la abdicación de Napoleón y
  • la derrota definitiva en la batalla de Toulouse del 10 de abril de 1814.

    José I Bonaparte

    : (1768-1844) Rey de España (1808-13).

    Hermano mayor de Napoleón

    , de profesión abogado, colaboró con la Revolución francesa.

    • Gracias a su hermano, ocupó diversos cargos y, cuando éste se proclamó emperador, fue declarado heredero de la corona.

    • Napoleón le nombró rey de Nápoles (1806-08) y de España (1808-13). José I intentó gobernar en España de acuerdo con los principios liberales de la Constitución de Bayona (1808), pero

    su impopularidad y los excesos de las tropas francesas hicieron fracasar todos sus intentos para atraerse la opinión pública.

  • Solamente le apoyó el pequeño grupo de los afrancesados. Al ser expulsadas las tropas francesas, se retiró a Francia. Tras la caída de Napoleón tuvo que exiliarse.

  • 1813 Derrota y huida del ejercito napoleónico

  • Fernando VII

    : (1784-1833) Rey de España (1808; 1814-33).

    Hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma, creció aborreciendo a su madre y al favorito de ésta, Godoy, y comenzó muy pronto a intrigar contra ellos. Las tramas del príncipe fueron descubiertas y condujeron al llamado proceso de El Escorial.

    • Una nueva conspiración,

    el motín de Aranjuez, alcanzó pleno éxito y Carlos IV abdicó en Fernando, que comenzó a reinar con el nombre de Fernando VII (19 marzo 1808).

    • Las negociaciones que se mantenían con Napoleón llevaron al nuevo rey a marchar a Bayona (abril 1808) para entrevistarse con él; poco después llegaron a aquella localidad sus padres y se produjeron escenas violentas, que culminaron en la abdicación de Fernando VII en su padre, quien previamente había cedido ya la corona a Napoleón. Fernando, su hermano Carlos y su tío Antonio fueron conducidos al castillo de Valençay, en

    donde permanecieron durante los años que duró la guerra de la Independencia, dando muestras de servil sumisión a los Bonaparte.

  • Salió de Valençay en marzo de 1814 tras haber firmado un acuerdo con Napoleón, y regresó a España. Desde Valencia, y contando con el apoyo del general Elío y de los diputados firmantes del llamado «manifiesto de los Persas», promulgó el
  • decreto de 4 de mayo de 1814, que derogaba la Constitución de las Cortes de Cádiz y significaba el retorno al absolutismo.

  • De 1814 a 1820 se produjo un período de persecución de los liberales, que intentaron

    sublevarse para restablecer la Constitución.

    • 1820 Rafael de Riego
    • En enero de 1820 las fuerzas expedicionarias que debían partir hacia América

    se sublevaron, mandadas por Riego, y este hecho desencadenó una sucesión de fenómenos revolucionarios que obligaron al rey a jurar la Constitución (9 marzo 1820).

  • En el transcurso del Trienio Constitucional (1820-23),
  • el rey fingió acatar el orden establecido, pero conspiró bajo mano con los absolutistas (Regencia de Urgel, sublevación de la guardia en julio de 1822) y con las potencias de la Santa Alianza, que, en el Congreso de Verona, acordaron enviar a España un ejército francés mandado por el duque de Angulema (Cien Mil Hijos de San Luis); éste invadió con facilidad España y logró restablecer a Fernando como monarca absoluto (octubre de 1823).

    Se inició entonces la llamada «

    Década Ominosa» (1823-33), en que se registraron levantamientos absolutistas fomentados por el clero y por la camarilla adicta al infante Carlos, hermano de Fernando, que se perfilaba como su sucesor. Pero Fernando casó en cuartas nupcias, en 1829, con su sobrina María Cristina de Nápoles, y en 1830 promulgó la Pragmática Sanción aprobada en 1789, que derogaba la Ley Sálica en España; así fue como su hija Isabel, nacida poco después, se vio reconocida como heredera de la Corona, ante el descontento de los partidarios de don Carlos.

    En 1832, hallándose el rey en La Granja enfermo de gravedad, los carlistas intentaron en vano que hiciera testamento en favor del infante Carlos, quien, tras este fracaso, marchó a Portugal.

    Guerras Carlistas:

    Conjunto de conflictos civiles que tuvieron lugar en España durante el s. XIX, derivados del pleito sucesorio que se planteó a la muerte de Fernando VII entre los partidarios del hermano de éste, Carlos María Isidro, y los liberales, favorables a la hija de aquél, Isabel II.

    • La primera guerra carlista (1833-39) se desarrolló pricipalmente en Navarra, Vascongadas, Cataluña y el Maestrazgo. Contó con el apoyo del clero y el campesinado y el rechazo del ejército, parte de la nobleza, la burguesía y el proletariado urbano. Destacaron los éxitos militares de Zumalacárregui y la expedición real en la que marchó el propio pretendiente Carlos y que llegó a las puertas de Madrid (1837), pero fue vencida por Espartero. El Convenio de Vergara (1839) puso fin a las hostilidades.

      • La segunda

        (1846-49) se redujo prácticamente a Cataluña y en ella destacaron los esfuerzos de Cabrera.

        • La tercera
        • (1872-76) tuvo como pretexto la elección de Amadeo de Saboya como rey de España (1871) y el fracaso del carlismo en las elecciones de 1872. Se desarrolló en tierras vasconavarras y en Cataluña, bajo la dirección de Carlos VII y de su hermano Alfonso Carlos. La restauración borbónica con Alfonso XII (1875) debilitó la causa, que fue liquidada militarmente por Martínez Campos.

          Isabel II de Borbón: (1830-1904) Reina de España (1833-68).

          Hija de Fernando VII y de María Cristina de Borbón. A la muerte de su padre (1833) fue proclamada reina bajo la regencia de María Cristina (1833-40). Un pronunciamiento obligó a ésta a expatriarse y la regencia fue ejercida por Espartero (1840-43). A los 13 años fue declarada mayor de edad por las Cortes para hacer frente al levantamiento de 1843. A partir de este año Isabel II inauguró su reinado personal.

          • Políticamente

          falseó el sistema constitucional al favorecer exclusivamente a los moderados, que ocuparon el poder de 1844 a 1854.

        • Casó en 1846, por influencia de Francia, con su primo Francisco de Asís. Al triunfar la Revolución de 1854, Isabel II se vio obligada a colaborar con los progresistas, pero en 1856 apoyó a O’Donnell cuando los eliminó del gobierno.

        • De nuevo
        • mantuvo su política de favorecer a los grupos conservadores, procurando impedir que los partidos más democráticos alcanzasen el poder. Vivió rodeada de una camarilla ultrarreaccionaria que a veces logró imponerse e hizo dimitir a varios gabinetes.

          • Mientras en el poder se sucedían los gobiernos, los grupos izquierdistas organizaban una serie de pronunciamientos.

        • El desprestigio personal de Isabel II
        • , que cada vez se encontraba más aislada políticamente, y la crisis económica favorecieron el triunfo de la Revolución de septiembre (1868 – La Gloriosa), y la reina tuvo que abandonar el país, exiliandose a París, donde abdicó finalmente en su hijo Alfonso, futuro Alfonso XII (1870).

          Amadeo I de Saboya: (1845-1890) Duque de Aosta y rey de España (1871-73).

          Hijo de Víctor Manuel II de Italia, después de una serie de negociaciones

          aceptó la corona de España.

          Llegó a Madrid en 1871 y fue proclamado rey. Como monarca se esforzó en respetar el sistema constitucional, pero los grupos políticos que le apoyaban se escindieron en dos fracciones, una capitaneada por Sagasta y la otra por Ruiz Zorrilla, que se enfrentaron en una serie de luchas y esterilizaron todo intento de establecer una eficaz política gubernativa.

          • Durante 1872

          la situación se agravó al iniciarse la III guerra carlista, con varios levantamientos federales en las ciudades y el desarrollo de una conspiración para restaurar la monarquía borbónica.

        • Debido a todos estos problemas,

          Amadeo presentó su renuncia al trono (11 febrero 1873) y regresó a su país.

          Ese mismo día se proclamó

          la Primera República Española.

           

        • HISTORIA DE CATALUÑA Y ESPAÑA – V b

           

               

          El álbum de fotografías correspondiente presenta multitud de imágenes de la época.

           

          CIENCIAS SOCIALES

          HISTORIA

          DE

          CATALUÑA Y ESPAÑA – V

          Segunda Parte

           

          Cataluña – 1626

          El conflicto comenzó con la negación de Cataluña a colaborar en la Unión de Armas que el conde-duque propuso en 1626. La guerra contra Francia dificultó aún más el entendimiento de la Generalidad de Cataluña y el Consell del Cent con el Estado.

          Las tropas castellanas e italianas que habían entrado en Cataluña para combatir con los franceses en el Rosellón, causaron grandes desmanes en el medio rural, al actuar como un ejército de ocupación.

          En señal de protesta, el 7 de junio de 1640

          los agricultores catalanes, que se encontraban en Barcelona por motivo de la celebración de Corpus, ocuparon la ciudad y degollaron al virrey (Guerra dels segadors – Corpus de Sang).

          La Generalidad se unió al bando de los sublevados, por lo que el valido tuvo que participar con la fuerza.

          La Generalidad efectuó la Proclamación catalana y entregó el condado de Barcelona al rey Luis XIII de Francia.

          En enero de 1641 el marqués de Vélez fue derrotado por los catalanes en la batalla de Monjuic. El conflicto se anunciaba largo y de difícil resolución.

          Olivares, Gaspar de Guzmán y Pimentel, duque de Sanlúcar la Mayor y conde de

          (1587-1645).

          Político español. Nombrado gentilhombre de compañía del príncipe Felipe, logró imponerse a los favoritos de Felipe III, que intentaban apartarle del futuro rey.

          • Cuando accedió al trono (1621), Felipe IV nombró primer ministro al tío de Olivares, Baltasar de Zúñiga, pero la muerte de éste al año siguiente puso el poder en manos del sobrino, quien

          centró su actuación política en lograr un estado centralizado, donde todos los sujetos tuvieran las mismas obligaciones y privilegios, pues sólo de esta manera se lograría un apoyo real para mantener la hegemonía española en Europa.

          • Al comienzo de su gobierno dictó una serie de medidas demagógicas, destinadas a terminar con la corrupción, y anunció reformas administrativas que le dieron gran popularidad.

          • En el exterior se decidió por la reanudación de una política de prestigio y los ejércitos españoles intervinieron en los Países Bajos, Italia y en la

          guerra de los Treinta Años. Los éxitos obtenidos en Flandes, Bohemia y en la ocupación de la Valtelina (1625) sancionaron favorablemente esta nueva orientación de la política exterior española. Pero, al mismo tiempo, se puso de manifiesto que sin contar con una activa colaboración de todos los reinos hispánicos esta política era irrealizable.

          • En 1625, en un memorial dirigido a Felipe IV,

          propuso que la nobleza no castellana tuviera una participación más directa en la administración real y en otro que todos los estados de la corona colaboraran al mismo nivel que Castilla en la financiación de la política imperial y en la aportación de contingentes armados.

          • Estos proyectos tropezaron desde el principio con grandes dificultades, tanto en Castilla (

          oposición de la nobleza castellana a perder el disfrute absoluto del poder) como en los estados no castellanos, reacios a sacrificar sus privilegios e instituciones tradicionales.

        • Ante las necesidades militares en Italia y Alemania,
        • Olivares decidió forzar la participación de Cataluña y Portugal, pero obtuvo escasos resultados. A pesar de estas dificultades, había logrado mantener libre la ruta Milán-Flandes, así como una clara victoria en Nördlingen (1634). Pero estos éxitos militares decidieron a Francia a declarar la guerra a España (1635).

          • Este hecho agravó la situación y Olivares, conocedor del difícil estado de las finanzas reales, vio que la única salida viable estaba en vencer y acabar la guerra con suma brevedad.

          • Al año siguiente, Olivares, con el fin de disminuir la presión de Francia sobre Italia, Flandes y el Imperio,

          decidió organizar una nueva campaña en el Languedoc, pero con grandes dificultades se formó un pequeño contingente que fue destrozado en Leucata (1637). Esta derrota sirvió para agudizar las tensiones entre Cataluña y Olivares, que se agravaron en 1638 al negarse los estamentos catalanes, hasta que no se cumplieran sus demandas, a acudir en ayuda de Fuenterrabía, atacada por los franceses. Aunque se logró levantar el sitio, las tropas españolas perdieron Breisach y el signo de la contienda era desfavorable a España, pese a los enormes gastos realizados. Intentó organizar nuevamente un contingente armado en Cataluña (1639), también con escasos resultados.

          • Tropas castellanas fueron acantonadas en Cataluña
          • para continuar la campaña en 1640, pero se produjeron graves choques entre campesinos y soldados que culminaron con la revuelta de Barcelona, en el transcurso de la cual fue asesinado el virrey. Consternado Olivares ante estos acontecimientos, intentó negociar la paz con Francia y las Provincias Unidas, aunque sus propuestas fueron rechazadas. Ante esta difícil situación intentó en vano llegar a una conciliación con Cataluña y en noviembre de 1640 se decidió por una política de fuerza.

            • Pero la campaña de

            sometimiento, que se había considerado muy fácil, se vio dificultada por la tenaz resistencia catalana. En diciembre, al pedir ayuda a Portugal para dominar la insurrección catalana, la revuelta se generalizó también a aquel país. En 1642, los desastres militares en Cataluña y Portugal y la conspiración del duque de Medinasidonia, destinada a acaudillar un movimiento secesionista en Andalucía, produjeron un colapso en el imperio español.

            • Continuó la lucha contra los portugueses

              los cuales ganaron dirigidos por Alfonso VI de Portugal en 1665 en la Batalla de Villaviciosa, que puso fin a la esperanza de unión entre la Monarquía española y portuguesa.

              • La nobleza castellana presionó a Felipe IV
              • y en enero de 1643 el conde-duque de Olivares fue apartado del poder. Murió confinado en Toro.

                Carlos II el Hechizado

                : (1661-1700) Rey de España (1665-1700).

                Hijo de Felipe IV y de Mariana de Austria.

                Era de constitución débil y enfermiza y de poca capacidad mental.

                Carlos a los cinco años aún andaba con dificultad; además, como nadie esperaba que sobreviviera tanto tiempo, fue pésimamente educado: a los nueve años todavía no sabía leer ni escribir.

                Su sobrenombre le venía de la atribución de su lamentable estado físico a la brujería e influencias diabólicas. Parece ser que los sucesivos matrimonios consanguíneos de la familia real produjeron tal degeneración que Carlos creció raquítico, enfermizo (con frecuencia era atacado por violentas fiebres que lo postraban en cama; apenas subía en su carruaje, los vómitos lo obligaban a desistir del viaje, y cuando estaba al aire libre, le supuraban los ojos) y de corta inteligencia, además de estéril, lo que acarreó un grave conflicto sucesorio, al morir sin descendencia y extinguirse así la rama española de los Austrias.

                Hasta 1675 ejerció la regencia su madre, quien confió el gobierno sucesivamente al jesuita Nithard (hasta 1669) y a Valenzuela. De 1677 a 1679 gobernó Juan José de Austria, enemigo de la reina madre, y posteriormente el duque de Medinaceli y el conde de Oropesa (1685-91).

                • Los últimos años del reinado estuvieron dominados por la segunda esposa de Carlos, Mariana de Neoburgo, y por su camarilla, y se vieron agitados por las intrigas en torno a la sucesión del rey, que no tenía hijos. En estas intrigas

                terminaron por vencer los francófilos y fue proclamado heredero Felipe, nieto de Luis XIV.

                • Durante este reinado Luis XIV invadió repetidas veces las posesiones españolas en Europa (Flandes, 1667; Franco Condado, 1674; Luxemburgo, 1681), hasta que se firmó en Ratisbona una tregua de veinte años con Francia (1684), que fue rota en 1690 al concluirse una alianza entre España, Inglaterra, los Países Bajos y el Imperio:

                los ejércitos franceses ocuparon una serie de plazas catalanas e incluso se apoderaron de Barcelona (1697).

              • En 1697 se firmó con Francia la Paz de Ryswick, que puso fin a la contienda con grandes ventajas para España.
              • Luis XIV mostraba así su interés por el trono español. En el interior, la vida del país se caracterizó por una crisis económica endémica, aunque en las regiones periféricas (sobre todo en Cataluña) se produjo un movimiento de recuperación.

                • En 1668

                se reconoce la independencia de Portugal mediante la Paz de Lisboa.

                 

                5.2 GUERRA DE SUCESION

                Sucesión de España, guerra de: (1701 a 1715)

                Conflicto europeo que, tras el testamento de Carlos II (3 octubre 1700) en favor de Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV, y de su subida al trono (con el nombre de Felipe V),

                enfrentó a la corona de Castilla y Francia (apoyadas débilmente por Polonia, Baviera, Suecia y Hungría) contra la corona de Aragón, el Imperio (que presentaba como candidato al trono español al archiduque Carlos), Gran Bretaña, Provincias Unidas, Saboya, Portugal, los príncipes alemanes de la Dieta de Ratisbona y Dinamarca (1701-1715).

                • La Gran Alianza de La Haya (septiembre 1701) contra los Borbones condujo a la invasión de Italia por los imperiales y a la declaración formal de la guerra (1702).

                • Si bien en una primera etapa los ejércitos borbónicos (Villars, Vendôme) consiguieron derrotar a los aliados (Eugenio de Saboya, Marlborough, Starhemberg) en tierra, el mar fue pronto dominado por éstos (almirante Rooke), quienes desembarcaron en Portugal al

                archiduque Carlos (mayo 1704), ya proclamado rey de España (Viena, septiembre 1703), y en Barcelona (octubre 1705), donde el archiduque Carlos (Carlos III) estableció la corte, y desencadenaron una ofensiva conjunta desde Cataluña y Portugal que les condujo a la conquista de Aragón (junio) y Valencia, por una parte, y de Madrid, por otra (julio 1706).

                • Mientras tanto, los franceses eran derrotados en Blenheim (agosto 1704) y Ramillies (mayo 1706) y Nápoles sucumbía en 1707. Este mismo año se produjo una ligera recuperación borbónica en la Península

                (victoria de Almansa, abril), que conllevó la conquista de Valencia y Aragón, con la anulación de sus fueros; en 1708 se vio contrarrestada por la conquista de Cerdeña y Menorca por parte de los aliados y por la derrota francesa en Oudenarde y la toma de Lille.

                • Ante esta situación,

                el papado reconoció a Carlos como rey de España (1709), y Francia inició negociaciones secretas con los aliados, a la vez que era vencida en Malplaquet (septiembre 1708).

                • En 1710 la situación se agravó para los Borbones cuando los ejércitos aliados, tras las batallas de Almenara (julio) y Zaragoza (agosto), tomaron Madrid (septiembre), donde entró el archiduque Carlos, a la vez que Luis XIV entablaba negociaciones (1710).

                La subida al poder de los tories en Gran Bretaña (1710), las victorias felipistas de Brihuega y Villaviciosa (9-10 diciembre 1710) y la entrada en Madrid de Felipe V (diciembre), así como la muerte del emperador José I (abril 1711) y

                la salida de Carlos de Barcelona y su proclamación como emperador (Carlos VI), cambiaron los presupuestos de la lucha.

                • Tras la repentina muerte de su hermano,

                el Archiduque Carlos fue elegido emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico en septiembre de 1711. Esto le obligó a trasladarse a Frankfurt para su coronación como Carlos VI, y en consecuencia abandonar Cataluña.

                • En octubre de 1711 se firmaron los preliminares secretos de Londres con Francia, que significaban la dislocación de la Gran Alianza

                y la firma de los Tratados de Utrecht (1713).

                • A su vez,

                el Imperio retiró sus tropas de Cataluña (marzo-junio 1713) y, tras la campaña francesa del Rin (verano), entabló las negociaciones que condujeron a la paz de Rastadt con Francia (marzo 1714).

                • Los catalanes continuaron solos la lucha contra Felipe V y contra las tropas francesas
                • , hasta la toma de Barcelona (11 septiembre 1714), y finalmente la conquista de Mallorca e Ibiza (julio 1715) por los Borbones; las libertades catalanas fueron abolidas.

                  • La paz de España con el Imperio no se firmó oficialmente hasta 1725 (Tratado de Viena).

                  • La nueva Europa salida de esta guerra vio una

                  España mermada territorialmente en la propia Península (Menorca y Gibraltar británicos) y sin ninguna posesión en Europa, una Francia debilitada, un Imperio ampliado y, sobre todo, una Gran Bretaña fortalecida y dueña del mar.

                • Para España significó el triunfo del centralismo y la uniformidad borbónicos.

                   

                  5.4 DECRETO DE NUEVA PLANTA – 1716

                  Era una guerra entre Cataluña y sus aliados contra Castilla y los franceses.

                  Así pues las fuerzas de Felipe de Barbón,

                  representando del centralismo francés y de el espíritu y los intereses aristocráticos y feudales, se enfrentan a las de Carlos de Austria, representante del espíritu federalista y descentralizador, así como de las clases medianas y populares de los Países Catalanes.

                  El 1713, con el

                  tratado de Utrech, Cataluña deja de recibir el espaldarazo de las fuerzas aliadas. Las tropas castellano – francesas sitian Barcelona durante 13 meses hasta el triunfo (cuarenta mil castellanos y franceses contra cinco mil catalanes), 5 de la madrugada de un 11 de septiembre de 1714.

                  La ciudad capituló tras haber pactado con el duque Berwick la rendición sin represalias. En esta lucha hace falta destacar a

                  Rafael de Casanova y al general Josep Moragues.

                • 1714 Rafel Casanova - Fueros de Cataluña

                  El líder indiscutible de las tropas catalanas fue el general Moragues, quien tras la caída de Barcelona fue detenido unos meses después, torturado y ejecutado al garrote vil el 27 de marzo de 1715. Su cabeza va ser alojado en una jaula y colgado al Portal del Mar dónde estuvo 12 años seguidos.

                  Con la ocupación militar de nuestro territorio se promulga, 1716, el "

                  Decreto de Nueva Planta" según el cual quedaba eliminada la nación catalana prohibiendo su lengua imponiendo la "ñ" a los apellidos catalanes y aboliendo sus instituciones (el Consejo de Cien, las Cortes, la Generalitat y el ejercido), sus constituciones y su sistema fiscal y monetario.

                • 1716 Decreto de Nueva Planta para Cataluña

                  NOTA

                  : Transcurridos casi tres siglos desde esa fecha, una parte textual de ese Decreto sigue siendo motivo de chanza por parte del pueblo de Cataluña:

                  1716

                  Que se consiga el efecto sin que se note el cuidado

                  "… pero como a cada Nación parece que señalo la Naturaleza su idioma particular, tiene en esto mucho que vencer en el arte y se necesita de algún tiempo para lograrlo, y más cuando el genio de la Nación, el de los catalanes, es tenaz, altivo y amante de las cosas de su País,

                  y por esto parece dar sobre esto instrucciones y providencias muy templadas y disimuladas, de manera que se consiga el efecto sin que se note el cuidado…"

                  Así pues, la defensa de la lengua de Cataluña y un Estatuto de Autonomía, válido como substituto de sus antiguos Fueros, siguen siendo objetivos prioritarios e irrenunciables,

                  pese al cuidado que hayan puesto otros muchos gobiernos autocráticos y centralistas.

                   

                  5.4 REYES DE ESPAÑA – CASA DE BORBON

                  Felipe V: (1683-1746) Rey de España (1700-24 y 1724-46).

                  Hijo segundo del gran delfín de Francia, Luis, nieto de Luis XIV y biznieto de Felipe IV de España. Subió al trono español merced al testamento de Carlos II, pero le fue disputado por otro pretendiente, el archiduque Carlos, futuro emperador Carlos VI, a quien apoyaba una potente coalición europea. Ello provocó la

                  guerra de Sucesión de España, que terminó con los Tratados de Utrecht (1713) y Rastadt (1714), por los que se reconocía a Felipe como rey de España, a costa de las pérdidas de los territorios de los Países Bajos y de Italia (que pasaron al Imperio y a Saboya), de la cesión de Menorca y Gibraltar a Gran Bretaña, y de la entrega de la colonia del Sacramento a Portugal.

                  • Hasta mediados de la segunda década del s. XVIII la política de Felipe V estuvo muy marcada por la influencia francesa (a través de Orry y de la princesa de los Ursinos): en el interior, creación de secretarías y de intendencias,

                  centralización administrativa (Decreto de Nueva Planta en la corona de Aragón, preeminencia del Consejo de Castilla), intento de reconversión financiera y de frenar a la Inquisición, etc.

                • Pero tras la muerte de su primera esposa, María Luisa de Saboya, y su nuevo matrimonio con Isabel Farnesio (1714), la política exterior española se basó en volver sobre lo acordado en Utrecht y Rastadt. Alberoni dirigió en un primer momento esta política reivindicatoria de los territorios italianos (campañas de Italia y de los Pirineos; 1717-20), pero la Cuádruple Alianza (Gran Bretaña, Francia, Países Bajos y el Imperio) puso fin a estos intentos.

                  • El rey,

                  cuya neurastenia ya se advertía desde antiguo, abdicó en su hijo Luis, tras la muerte del regente francés en 1723, quizá con la secreta esperanza de lograr el trono de su abuelo. Sin embargo, Luis I (enero-septiembre de 1724) murió al poco tiempo, y Felipe V volvió a reinar. Se produjo entonces un acercamiento al Imperio que condujo a los acuerdos de Viena (1725); la actitud de Gran Bretaña puso fin a este intento y de nuevo se produjo un acercamiento a Francia y Gran Bretaña (Tratados de Sevilla, 1729).

                • Mientras tanto se aseguró al primogénito de Isabel Farnesio, el futuro Carlos III de España, la sucesión de los ducados de Parma, Plasencia y Toscana, que, tras la guerra de Sucesión de Polonia (1733-38), fueron entregados a cambio del reino de las Dos Sicilias, ocupado por Montemar (1734) después del primer Pacto de Familia con Francia (1733).

                  • En el interior
                • la política reformista iniciada por Patiño fue continuada por Campillo (1741-43) y por el marqués de la Ensenada. Por otra parte, con ocasión de la guerra de Sucesión de Austria (1741-48), se consiguieron para el segundo hijo de Isabel Farnesio, Felipe, los ducados de Plasencia, Parma y Guastalla.

                  Luis I

                  : (1707-1724) Rey de España (1724).

                  Primogénito de Felipe V y de María Luisa de Saboya. En 1709 fue proclamado príncipe de Asturias y en 1722 casó con Luisa Isabel de Orleans, hija de Felipe de Orleans, regente de Francia.

                  • Subió al trono a la abdicación de su padre (enero de 1724) y fue coronado al mes siguiente.

                  • A causa de su juventud, se encargó del gobierno un gabinete de tutela formado por siete personalidades.

                  Murió de viruelas el 31 de agosto del mismo año y le sucedió el propio Felipe V.

                  Fernando VI

                  : (1713-1759). Rey de España (1746-59).

                  Segundo hijo de Felipe V y de María Luisa de Saboya, casó en 1729 con Bárbara de Braganza.

                  • Cuando subió al trono el país se hallaba comprometido en la guerra de Sucesión de Austria, que terminó al poco tiempo (Paz de Aquisgrán, 1748),

                  sin beneficio alguno para España, aunque con la concesión al hermanastro del rey, Felipe, de los ducados de Parma, Plasencia y Guastalla.

                  • El resto de su reinado se caracterizó por el

                  mantenimiento de la neutralidad frente a Francia e Inglaterra, mientras ambas intentaban la alianza con España. Esta situación fue aprovechada por el marqués de la Ensenada para proseguir los esfuerzos de reconstrucción interna, ya iniciados en el reinado anterior. Por otra parte, la francofilia de Ensenada se compensaba en el seno del gobierno por la anglofilia del secretario de Estado, Carvajal, y de su sustituto, R. Wall.

                • Otro importante aspecto de la política del monarca, su regalismo, alcanzó pleno éxito en el concordato de 1753 con los Estados pontificios.

                • Carlos III:

                  (1716-1788) Duque de Parma y Plasencia (1731-35), rey de las Dos Sicilias (1734-59) y de España (1759-88).

                  Tras los fallecimientos de Luis I y de Fernando VI sin descendencia, el trono de España pasó a Carlos III, tercer hijo de Felipe V y primero de su matrimonio con Isabel de Farnesio, con gran experiencia de gobierno como rey de Nápoles.

                  A raíz de la guerra de sucesión de Polonia, entró en Nápoles (1734) y se apoderó de Sicilia. En 1736 se casó con María Amalia de Sajonia. La política napolitana estuvo dirigida por el ministro reformista Tanucci. En 1759 sucedió a su hermano consanguíneo, Fernando VI, en el trono español.

                  • Su reinado es el más característico del llamado «

                  despotismo ilustrado». El primer período, hasta el motín de 1766, estuvo presidido por el italiano Esquilache. Posteriormente, se sucedieron en la dirección del Estado Aranda, Grimaldi y Floridablanca.

                • En política económica se promovió una serie de reformas, que, en estrecha correlación con los cambios estructurales, crearon una situación apta para el inicio de la Revolución industrial.

                • El reparto de tierras comunales y las medidas contra la Mesta, así como las colonizaciones (sobre todo la de Sierra Morena), fueron otros tantos intentos de reforma agraria.

                • La libertad de comercio de granos (1765) y
                • la libertad para el comercio con América (1778) contribuyeron a la creación de un mercado nacional.

                  • En el ramo de la Hacienda se creó por primera vez el papel moneda y una banca estatal (Banco de San Carlos, 1782).

                  • La política industrial tendió a romper los moldes gremiales y

                  a proteger la industria privada, sobre todo la algodonera catalana.

                • Se favoreció la puesta en práctica de nuevas técnicas y la creación de una serie de instituciones, entre las que destacaron las Juntas de Comercio y las Sociedades Económicas de Amigos del País.

                • Por otra parte, se inició la lucha contra el poderío de la Iglesia como factor político (

                • expulsión de los jesuitas, 1767) y para limitar los controles inquisitoriales.

                • La política exterior apuntó a tres objetivos: paz en el Mediterráneo (tratados con las regencias berberiscas y con el imperio otomano de 1780 a 1786), neutralización de Gran Bretaña en América y recuperación de Menorca (1782) y de Gibraltar (fracasos de los sitios de 1780 y 1782).

                • Para ello
                • se creó un ejército regular, basado en las experiencias prusianas (Ordenanzas de Carlos III).

                • Después de la firma del tercer pacto de Familia con Francia (1761), se declaró la guerra a Gran Bretaña (1762), finalizada con el Tratado de París (1763), que debilitó a España en las Indias.

                • Después del choque con los británicos en las Malvinas (1765-74) y con los portugueses en la colonia de Sacramento (1777), Carlos III declaró de nuevo la guerra a Gran Bretaña (1779), conflicto que terminó con la Paz de Versalles (1783), desfavorable a los británicos.

                • Carlos IV:

                  (1748-1819) Rey de España (1788-1808). Hijo de Carlos III y de María Amalia de Sajonia.

                  Al subir al poder encargó la dirección del Estado a Floridablanca, que éste conservó hasta 1792, año en que fue sustituido por Aranda. En marzo de 1793 ocupó su puesto Godoy, árbitro de la situación durante el resto del reinado, excepto un breve lapso, 1798-1800 (gobiernos de Saavedra y Urquijo).

                  • En 1793 se declaró la

                  guerra a Francia, y después de la victoriosa campaña del Rosellón (1793) se produjo la derrota de 1794 en la zona vasco-navarra, que condujo a la conclusión de la Paz de Basilea (1795).

                • Al año siguiente se concluyó el Tratado de San Ildefonso con Francia, que abocó a la
                • guerra contra Gran Bretaña: un desastre militar (batalla del cabo San Vicente) y económico (bloqueo de las Indias).

                • En 1800 fue nombrado Cevallos, hechura de Godoy, en sustitución de Urquijo, y se inició la

                  guerra «de las naranjas» contra Portugal (1801). En 1802 se firmó la Paz de Amiens, que puso fin a la guerra contra Gran Bretaña.

                • Siguió la
                • crisis económica más aguda conocida por España desde hacía casi un siglo, a la que se buscó salida con una nueva guerra contra Gran Bretaña, en la que la flota española perdió definitivamente su efectividad (batalla de Trafalgar, 1805).

                  • A partir de este momento, el príncipe de Asturias, Fernando, fue el centro de la conspiración contra Godoy, que se salvó gracias al proceso de El Escorial (1807).

                  • El mismo año se firmó el Tratado de Fontainebleau para realizar una

                  invasión franco-española en Portugal, lo que sirvió de pretexto para que los ejércitos napoleónicos penetrasen en la Península. Godoy, que se dio cuenta de la situación demasiado tarde, propuso a los reyes huir hacia América, pero el futuro Fernando VII consiguió frustrar sus intenciones y le acusó de traición.

                  • En marzo de 1808 se produjo

                  el motín de Aranjuez, que desbancó a Godoy y obligó a Carlos IV a abdicar.

                • Pocos meses después,
                • Napoleón atrajo a Fernando y a Carlos a Bayona, donde ambos abdicaron de sus derechos al trono, que pasó a José Bonaparte.

                • Carlos IV no volvió nunca a España, ni siquiera después de la guerra de la Independencia, ya que su hijo, Fernando VII, se lo prohibió.

                   

                   

                • HISTORIA DE CATALUÑA Y ESPAÑA – V a

                   

                     

                  1555 Países donde gobernó Carlos I

                  El álbum de fotografías correspondiente presenta multitud de imágenes de la época.

                   

                  CIENCIAS SOCIALES

                  HISTORIA

                  DE

                  CATALUÑA Y ESPAÑA – V

                   

                  INTRODUCCION

                  Esta síntesis de la historia está destinada mayormente a nuestros lectores extranjeros, que puedan sentir interés por ampliar los conocimientos que se deducen de las fotos e imágenes expuestas en "4B – Historia de España" y en "4B – Historia de Cataluña y España", si bien, también puede ser de interés para visitantes locales que deseen hacer un análisis actualizado de todo o parte de lo acontecido hasta fechas recientes.

                  CONSIDERACIONES

                  1. La veracidad de las fechas, imágenes o datos aportados han sido cuidadosamente cotejados con buena parte de historiadores prestigiosos, sin embargo, ello no impide que haya desviaciones subjetivas de la realidad o errores involuntarios.

                  2. Las imágenes corresponden en muchos casos a obras pictóricas posteriores a los hechos y ello implica una innegable imaginación por parte del artista, por lo que podría no ajustarse a la realidad indiscutible.

                  3. Quienes sientan interés por confirmar o ampliar la información expuesta disponen de multitud de páginas web en Internet, toda vez que aquí se aporta sólo un resumen de los personajes y hechos fundamentales de la historia, sea con imágenes o en texto.

                  4. El estudio de la Historia nos resultará apasionante si aplicamos modernos sistemas de análisis, como los que utilizamos para estudiar una gran empresa, el "Método del Caso" nos impone considerar los hechos fundamentales, los hitos del caso, para poder sacar finalmente nuestras propias conclusiones. Toda vez que los hechos siempre tienen diferentes versiones, sean históricos o muy recientes, y nuestra forma de sentir es diversa, obtendremos unos resultados o conclusiones absolutamente personales.

                  Recopilación de datos y confección:

                  Martín Ferré

                  Viernes, 21 de marzo del 2002

                    

                   

                  MONARQUIAS ABSOLUTAS

                  Austrias y Borbones

                   

                   

                  5.1 REYES DE ESPAÑA – CASA DE AUSTRIA

                  La Casa de Austria es el nombre con el que se conoce a

                  la dinastía Habsburgo reinante en la Monarquía Hispánica en los siglos XVI y XVII; desde la Concordia de Villafácila (27 de junio de 1506 – La Concordia de Villafáfila es el acuerdo histórico firmado reconociendo la incapacidad de la reina Juana I para reinar sobre Castilla debido a su enajenación mental) en que Felipe I el Hermoso es reconocido como rey consorte de la Corona de Castilla, hasta la muerte sin sucesión directa de Carlos II el Hechizado (1 de noviembre de 1700), que provocó la Guerra de Sucesión Española.

                   

                  Carlos I de España y V de Alemania

                  : (1500-1558) Rey de España (1517-56) y emperador de Alemania (1519-56). Hijo de Felipe I el Hermoso, archiduque de Austria, y de Juana I la Loca de Castilla.

                  Era nieto por línea paterna del emperador Maximiliano y de María de Borgoña, y por línea materna, de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón.

                  • De su padre

                  Felipe I (1506) recibió Holanda, Luxemburgo, Artois y el Franco Condado.

                • De su madre

                  Juana I de Castilla recibió Navarra, Castilla, y los territorios coloniales ya conquistados en América.

                • De su abuelo

                  Fernando II de Aragón recibió el reino de Aragón, Cataluña, Valencia, Mallorca, Nápoles, Sicilia y Cerdeña.

                • Por otro lado, en 1519 heredó de
                • Maximiliano I los territorios austríacos de los Habsburgo y fue elegido emperador de Alemania.

                  En la primera etapa de su reinado,

                  influido por el humanismo erasmista, trató de materializar el inicio de un imperio universal cristiano (1517-29).

                  • Para ello necesitaba el Milanesado, auténtico lazo de unión de sus reinos. Lo obtuvo, junto con el ducado de Borgoña, por el Tratado de Madrid (1526), después de vencer a Francisco I en Bicoca (1522) y Pavía (1525).

                  • Pero el rey francés se alió con Clemente VII y los príncipes italianos independientes en la Liga de Cognac (1526)

                  y declaró la guerra al emperador. Las tropas de éste saquearon Roma (1527) y el almirante genovés Andrea Doria se puso a su servicio, con lo que vio aumentado su poderío marítimo. La Paz de Cambrai (1529) resolvió la recuperación del ducado de Borgoña por Francisco I.

                  Ante

                  el problema religioso alemán mostró una actitud conciliadora, manifestada en la Dieta de Augsburgo, que fracasó por el radicalismo de los príncipes protestantes alemanes.

                  • No le fue fácil a Carlos el comienzo del reinado.

                • Había sido educado en un país más pobre y atrasado socialmente y quiso gobernar al modo tradicional de aquellos lugares. A los castellanos no les gustó desde el primer momento su modo de gobernar y se encontró con la Guerra de las Comunidades de Castilla (1520), entre otras cosas porque los habitantes de la Corona no aceptaban el regente nombrado por el rey, Adriano de Utrecht, ni su camarilla de cortesanos flamencos que trataban a los castellanos con modos feudales.

                  • La

                  derrota de los comuneros en Villalar (1521) trajo consigo la alianza del emperador con la gran aristocracia latifundista y la progresiva pérdida de efectividad de las Cortes de Castilla (y nula consideración a las Cortes de Cataluña y Aragón).

                • En Valencia y Mallorca la represión contra los elementos de las germanías (1519-23), artesanos y burgueses en su mayoría, trajo consigo, asimismo, idénticos resultados.

                  Las disidencias religiosas produjeron la crisis del erasmismo en la concepción política de Carlos I, quien se propuso dar una solución personal al problema religioso.

                  • Los príncipes alemanes que habían rechazado la Dieta de Augsburgo se unieron en la Liga de Esmalcalda, que se alió con Francisco I (1532), y éste con el sultán turco Solimán el Magnífico.

                  • El emperador obligó a Solimán a levantar el cerco de Viena (1533) y tomó Túnez (1535), pero no pudo evitar que Francia ocupase Saboya. Esta situación fue confirmada por la tregua de Niza (1538).

                  • Pero

                  en 1541 los turcos se apoderaron de Budapest y Francisco I se enfrentó con Carlos I; la Paz de Crépy (1544) puso fin a este conflicto, comprometiéndose Francia a romper la alianza con Turquía y a luchar por la unidad de los cristianos.

                  De cualquier modo la cuestión religiosa se había radicalizado completamente, y las soluciones conciliadoras habían fracasado.

                  La última fase del reinado del emperador se vio absorbida por los problemas germánicos.

                  • Se enfrentó, venciéndolos, a los príncipes alemanes en Mühlberg (1547). Pero el nuevo rey francés, Enrique II, se alió con la Liga de Esmalcalda.

                  • El desastre de Innsbruck (1552), donde estuvo a punto de ser prendido, le obligó a negociar la Paz de Augsburgo (1555), que reconocía la libertad religiosa en Alemania y significaba la renuncia del emperador a su ideal de la unidad religiosa del imperio.
                  • Por otro lado firmó con Enrique II, que se había apoderado de Metz, Toul y Verdun, la tregua de Vancelles.

                  • Habiendo fracasado en sus grandes proyectos, abdicó en Bruselas (1556), dejando el imperio alemán y las propiedades de los Austrias en Alemania a su hermano Fernando, y a su hijo Felipe II, España y sus colonias, Italia y los Países Bajos.

                    • Después se retiró al monasterio de Yuste (Extremadura), donde murió en 1558.

                    • España, y especialmente el reino de Castilla, conoció durante su reinado una etapa de máxima prosperidad económica; la colonización y conquista de América abrieron muchos mercados, tanto a los productos agrícolas como a los industriales, y

                    la llegada de metales preciosos sirvió de estímulo a todas las actividades económicas, al tiempo que posibilitó las empresas bélicas del emperador.

                  • El alza constante de precios y la antieconómica
                  • política imperialista terminaron por arruinar las actividades económicas de Castilla y poner los gérmenes de la decadencia, que se manifestó de forma evidente a fines del s. XVI.

                    Erasmo de Róterdam: (1469 – 1536) conocido como Desiderius Erasmus Rotterdamus, nacido Geert Geertsen, también llamado Gerrit Gerritszoon (Gerardo, hijo de Gerardo), humanista, filósofo y teólogo neerlandés.

                    • Erasmo

                    no era ni anticatólico ni anticlerical. Esto se observa mediante la simple lectura de sus libros.

                    • Se considera que la convicción de Erasmo era

                    educar para que el educando pudiese poner en tela de juicio la administración y los asuntos públicos de la Iglesia y del Estado

                    • La verdadera razón del enfrentamiento con la Iglesia es que Erasmo quería utilizar su formación y entrenamiento (además de su obviamente competente manera de escribir en latín) para

                    purificar la doctrina y liberalizar las instituciones. Estos dos avanzados objetivos no podían, por supuesto, ser compartidos por la jerarquía eclesiástica del siglo XVI.

                    Lutero, Martín

                    : (1483-1546) Teólogo y reformador alemán.

                    Estudió en la Escuela Latina de Magdeburgo en 1497, en Eisenach en 1498 y en la Universidad de Erfurt en 1501, en la que consiguió el título de maestro en filosofía. Se ordenó sacerdote en 1507 y en 1508 fue nombrado profesor de la Universidad de Wittenberg, pero, bajo la dirección de Staupitz, se dedicó al estudio de la Sagrada Escritura.

                    • En 1510 partió a Roma, donde

                    los abusos y defectos de la Curia Romana influyeron desagradablemente en él.

                  • La primera intención de Lutero no fue, con ellas, dejar la Iglesia, sino solamente
                  • luchar contra los abusos y errores de la Iglesia romana. Perfiló poco a poco su doctrina, predicando y publicando numerosos textos y discutiendo con varios teólogos ortodoxos, entre ellos, con Johann Eck, en Leipzig (1519).

                  • El papa León X le intimó a que se retractase en la bula Exurge, Domine (1520). Lutero la rechazó y la quemó en la plaza de Wittenberg.
                  • El Papa le condenó. En este mismo año publicó sus escritos básicos, que han servido de fundamento a la Iglesia reformada.

                  • En 1522, en Wittenberg, bajo la dirección de Karlstadt,
                  • introdujo reformas en el culto de la nueva Iglesia.

                  • En 1525
                  • rompió con el humanismo de Erasmo de Rotterdam y combatió los movimientos de los anabaptistas.

                    Felipe II: (1527-1598) Rey de España (1556-98). Hijo de Carlos I y de Isabel de Portugal. Se casó cuatro veces.

                    Convencido del origen divino de su poder, su política estuvo inspirada en dos principios básicos: defensa de la fe católica y constante preocupación por ser justo. Esta obsesión por actuar conforme a sus principios fue motivo de constantes escrúpulos y dudas y dio lugar a que juntas de teólogos y confesores desempeñaran un importante papel. Desconfiado e irresoluto, apartó del poder a los consejeros de excesiva personalidad; antes de tomar cualquier decisión la estudiaba detenidamente, lo que supuso la proliferación de Consejos y una burocracia desorbitada.

                    • Entró muy pronto en contacto con los asuntos de Estado, pues en 1543

                    actuó como regente de los reinos hispánicos. Este mismo año casó con María de Portugal, matrimonio celebrado con vistas a realizar la unidad peninsular.

                  • En 1546 fue nombrado duque de Milán y en 1548 viajó por Italia, Alemania y los Países Bajos con el objeto de conocer a sus súbditos no hispánicos.

                  • En 1554, viudo de su primera esposa, casó con
                  • María Tudor, para conseguir la unión de España e Inglaterra y de esta manera dar una mayor cohesión a sus Estados; sus proyectos se vieron frustrados por la muerte de la reina en 1558.

                    • El reinado de Felipe II se inició con un nuevo estallido de la rivalidad franco-española. Rota la tregua de Vaucelles (1556), se reanudó la lucha, en el transcurso de la cual

                    las tropas españolas obtuvieron la victoria de San Quintín (1557), y al año siguiente la de Gravelinas.

                  • Ante el avance del protestantismo, ambos países firmaron la Paz de Cateau-Cambrésis (1559), que significaba el reconocimiento de la hegemonía española en Europa. La nueva amistad quedó ratificada con el casamiento de Felipe con Isabel de Valois, hija de Enrique II; sin embargo, preocupado el rey por los progresos del protestantismo, impulsó la reanudación del Concilio de Trento (1562-63), que sentó las bases doctrinales y el espíritu militante de la Contrarreforma, y se esforzó por todos los medios en preservar sus reinos de la herejía.

                    • La Inquisición eliminó cualquier brote de protestantismo
                    • surgido en España y acalló a los erasmistas; además, resurgió con mayor fuerza que durante el reinado de Fernando e Isabel una oleada de hostilidad contra la población morisca, que se vio sometida a una serie de medidas tendentes a eliminar sus costumbres y prácticas religiosas.

                    • El primer choque de la lucha se dio en 1567 y años siguientes, cuando coincidieron la segunda sublevación de los moriscos, la revuelta de los Países Bajos, los ataques de turcos y berberiscos y la presión de los calvinistas franceses en la frontera española.

                    • Felipe II, que optó sucesivamente por la facción encabezada
                    • por el duque de Alba, representante de la intolerancia política, y por el grupo dirigido por el príncipe de Éboli y Antonio Pérez, que preconizaba una actuación más transigente, se decidió esta vez por una política de fuerza.

                      • Encomendó al duque de Alba la represión de los Países Bajos y Juan de Austria

                      consiguió dominar la sublevación de los moriscos en las Alpujarras, mientras se esforzaba en unir los países católicos contra el peligro de los turcos y berberiscos en el Mediterráneo.

                    • En 1571 la escuadra de la Liga Santa (España, Venecia y Estados Pontificios) obtuvo una brillante
                    • victoria naval en Lepanto. Poco antes, en 1570, Felipe había contraído nuevo matrimonio con Ana de Austria.

                      • La política represiva del duque de Alba en los Países Bajos logró restablecer momentáneamente el orden, pero pronto estallaron nuevos brotes de descontento, y en 1573 Felipe II sustituyó al duque de Alba para intentar una política más blanda, que tampoco dio los frutos apetecidos. La cuestión de los Países Bajos, punto de fricción entre España y el mundo protestante, se convirtió en el problema político más grave que hubo de enfrentar hasta el final de su reinado.

                      • En 1580 obtuvo uno de sus principales éxitos al conseguir incorporar a sus estados Portugal y su inmenso imperio

                      . La ocupación del reino portugués y la solución momentánea de los problemas financieros alentaron a Felipe II a llevar adelante una política imperialista, sin tener en cuenta las exigencias económicas y militares que representaba.

                    • Apoyó económica y militarmente a la Liga Católica francesa, ante los

                      constantes avances de los calvinistas; continuó sus campañas en los Países Bajos y se decidió a emprender una expedición de castigo contra Inglaterra.

                    • El
                    • fracaso de la Armada Invencible y el nombramiento de Enrique de Borbón, jefe de los calvinistas, como sucesor al trono de Francia, aumentaron sus dificultades. Los disturbios de Aragón (1590-91) consecuentes al encarcelamiento de su anterior valido Antonio Pérez fueron el primer síntoma de problemas en el interior.

                      • En los últimos años de su reinado, dispuesto a hacer triunfar a cualquier precio

                      sus ideales político-religiosos, realizó un gigantesco esfuerzo militar y económico que resultó estéril, ya que tuvo que aceptar la entronización de los Borbones en Francia, reconocer la independencia de hecho de Holanda, conceder un régimen semiautónomo a las provincias meridionales y admitir la hegemonía en el mar de Inglaterra.

                    • Para los reinos hispánicos,

                      las consecuencias de esta política imperialista fueron muy graves. El desgaste humano que implicó y el agotamiento económico, consecuencia del aumento ininterrumpido de los tributos, que recayó esencialmente sobre las clases productoras, unidos a las bancarrotas estatales, desencadenaron el proceso de decadencia que se agudizaría y haría patente en la centuria siguiente.

                      Juan de Austria

                      : (1545-1578) Príncipe y militar español. Hijo natural de Carlos V.

                      • En 1568 dirigió la represión contra los moriscos sublevados en las Alpujarras y en 1571 logró

                      derrotar a los otomanos en la batalla de Lepanto.

                    • Entre Felipe II y Juan de Austria se produjeron una serie de desavenencias, motivadas por las pretensiones del segundo al trono de Inglaterra.

                    • Al morir Luis de Requesens (1576), Felipe II le nombró
                    • gobernador general de los Países Bajos. Intentó continuar la política pacificadora de su antecesor y, a consecuencia de la desfavorable situación de los españoles, negoció con los rebeldes el Edicto Perpetuo (1577), en el que se comprometía a retirar las tropas españolas de Flandes; pero pronto este intento de negociación fue abandonado y defendió la reanudación de la guerra, que estalló poco después.

                    • Mientras dirigía la campaña, su agente Escobedo, el cual se encontraba en Madrid para pedir dinero, fue asesinado, por orden de Felipe II, al parecer. Sin recursos, Juan de Austria se vio reducido a una forzosa inactividad. Durante esta campaña enfermó y no tardó en morir.

                    • Felipe III

                      : (1578-1621) Rey de España (1598-1621). Hijo de Felipe II y Ana de Austria. La indolencia y la falta de dotes intelectuales, junto con un misticismo enfermizo, caracterizaron a este monarca, durante cuyo reinado la decadencia española, tanto en el interior como en el exterior, apareció con toda claridad.

                      Ascendió al trono a los veinte años, y su primer acto de gobierno fue la disolución de la Junta nombrada por Felipe II y el

                      abandono de las cuestiones estatales en las manos de Francisco de Sandoval y Rojas, marqués de Denia y duque de Lerma.

                      El nuevo valido, vanidoso y de escasas luces, sólo se preocupó de su enriquecimiento y del de sus amigos y parientes, entre quienes distribuyó prebendas y altos cargos. Para evitar que otros influyeran en el monarca, en 1601 decidió trasladar la corte a Valladolid, aunque en 1606 tuvo que afincarse definitivamente en Madrid. Introdujo en la vida cortesana una fastuosidad desconocida hasta aquel momento, que agravó la situación de las finanzas reales, ya de sí difícil por la costosa política exterior.

                      • Sin embargo, en los comienzos de su reinado tuvo que proseguir la lucha contra los Países Bajos e Inglaterra. Con este último país las hostilidades continuaron hasta que, después de la fracasada expedición a Irlanda (1602), se concluyó la paz (1604).

                      • La lucha fue más difícil en Holanda

                      ; las tropas españolas fueron derrotadas en 1600, y aunque el marqués de Spínola logró apoderarse de Ostende (1604), la falta de recursos y el cansancio le obligaron a firmar la tregua de los Doce Años en 1609.

                    • Ese mismo año fueron
                    • expulsados los moriscos valencianos; expulsiones que se prolongarían hasta 1614 con los de las demás regiones. La pérdida de los moriscos, que en los Estados de la corona de Aragón, especialmente Valencia y Aragón, representaban el 20 % de la población, creó una aguda crisis económica y demográfica y coadyuvó a la decadencia general española.

                      • Las escasas realizaciones del privado empezaron a minar su posición. La rivalidad con la reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III desde 1599, agravó la situación del

                      duque de Lerma, que se vio desposeído de su cargo en 1618. Le sucedió su hijo, el duque de Uceda, quien se mostró incapaz de aportar medidas eficaces.

                    • Los holandeses, durante estos años de paz, habían consolidado su posición a costa del imperio portugués de Extremo Oriente,
                    • mientras la economía española estaba exhausta, y ninguna de las reformas fiscales pedidas por los arbitristas se llevó a cabo.

                    • Sólo en Italia
                    • , gracias a los virreyes de Sicilia y Nápoles y al gobernador de Milán, se logró mantener cierto prestigio.

                    • En 1618 Felipe III accedió a la demanda de ayuda formulada por el emperador austriaco y los ejércitos españoles ocuparon Bohemia y el Palatinado.

                    • Estas acciones militares serían el presagio de la política imperialista del sucesor de Felipe III.

                    • Felipe IV

                      : (1606-1665) Rey de España (1621-65).

                      Hijo de Felipe III y Margarita de Austria. Aunque más inteligente y enérgico que su antecesor, mostró la misma indolencia y desinterés por los asuntos de gobierno.

                      El

                      conde-duque de Olivares, encargado de su educación desde los diez años, supo ganarse la confianza del príncipe, quien desde su advenimiento al trono en 1621 puso el poder en sus manos. En 1615 se concertó su matrimonio con Isabel de Borbón, hija de Enrique IV, aunque no se consumó hasta 1620.

                      • Olivares reemplazó a la camarilla palaciega y usufructuó el poder

                        sin ninguna interferencia por parte del monarca hasta 1643.

                        • El valido intentó dar una nueva dirección al Estado español: por una parte, recuperar el prestigio perdido durante el reinado anterior y restablecer la hegemonía de España y del catolicismo en Europa, y por otro, acentuar el uniformismo institucional de toda la monarquía con objeto de que pudieran utilizarse todos los recursos para financiar esta política. Olivares, ante el fracaso de su programa de austeridad,

                        se esforzó en hacer triunfar sus proyectos centralizadores, que se vieron rechazados tanto en Cataluña como en Portugal.

                        • La participación española en la guerra de Sucesión de Mantua (1628-31) hizo aparecer el peligro de una guerra generalizada con Francia. La victoria obtenida por las tropas españolas en Nördlingen (1634) decidió a Francia a declarar la guerra al año siguiente, con lo que la situación se agravó. La acción conjunta de holandeses y franceses sobre los Países Bajos trajo como consecuencia la pérdida de importantes plazas y la derrota de la escuadra española en 1639
                        • ; paralelamente, otro ejército francés ocupó la región pirenaica.

                          • Para Olivares era necesario obligar a pactar a Francia, y esto sólo era posible si todos los estados hispánicos unían sus esfuerzos. Pero después del fracaso de las reiteradas tentativas para conseguir la participación de Cataluña en la financiación de esta política imperialista, se decidió a

                          imponer por la fuerza sus proyectos centralizadores, aprovechando la presencia de los ejércitos castellanos.

                        • Sin embargo, estas medidas provocaron,
                        • en junio de 1640, el levantamiento general de Cataluña que se mantuvo en lucha con la Corona hasta 1652. En diciembre de 1640 se desencadenó la revuelta de Portugal, y en 1641 fue descubierta una conspiración secesionista en Andalucía.

                          • Ese proceso de desintegración en el interior agravó las dificultades, y en enero de

                          1643 Olivares presentó la dimisión. Felipe IV, a pesar de que afirmó que se encargaría personalmente del gobierno, muy pronto buscó el apoyo de sor María de Ágreda y nombró a Luis de Haro ministro universal. Después de la derrota de Rocroi (1643), el nuevo privado, consciente de la imposibilidad de una victoria militar, optó por las negociaciones para evitar más pérdidas, tanto militares como económicas.

                        • En la Paz de Westfalia (1648) se reconoció la independencia de Holanda, pero continuó la guerra con Francia hasta el
                        • Tratado de los Pirineos (1659), que supuso la pérdida de Artois, el Rosellón y parte de Cerdaña.

                        •  
                        • En los últimos años del reinado se dirigieron
                        • todos los esfuerzos a la recuperación de Portugal; sin embargo, este país, apoyado por Inglaterra y Francia, derrotó en sucesivas ocasiones a los ejércitos españoles, y prácticamente había conseguido ya su independencia a la muerte del monarca español.

                           

                          Anteriores Entradas antiguas