Galería: RAMON MUNTANER

 

 

RAMON MUNTANER

 

NOBLE CRONISTA DE LA CORONA DE ARAGON

 

en la

 

GALERIA HUMANISTA

 

Galería de recuerdo y tributo de personas relevantes en la historia de la Humanidad, con el convencimiento de que: “La persona es siempre y en todo el principio y fin, del trabajo, de la ciencia, del progreso económico y de la historia de los pueblos”.

 

CIENCIAS SOCIALES – 4

 

Galería de cultura universal, como: “Conjunto de conocimientos, sociales, artísticos, literarios, históricos, científicos o de cualquier otra índole, que el ser humano posee como fruto del estudio, de la experiencia, etc.”.

 

 

I – RAMON MUNTANER

 

Ramon Muntaner, nació en Peralada (provincia de Gerona, Cataluña) el año 1265 y murió en Ibiza (Islas Baleares), en 1336, habiendo sido un noble caballero e historiador catalán.

 

Jaime I – Rey de Aragón, Mallorca, Valencia y Conde de Barcelona

 

 

Perteneció a una familia noble, que había hospedado a Jaime I el Conquistador y a Alfonso X el Sabio, y que luego se vio arruinada por las guerras contra Francia. En 1285, su villa natal fue incendiada por los invasores, fecha en la que Muntaner se fue a vivir a Valencia con su padre.

 

 

 

Poco después de cumplir los veinte años, tomó parte en la conquista de Menorca (1286). No tenemos noticias de su vida hasta diez años más tarde, en que le encontramos en Sicilia luchando contra los franceses.

 

 

 

Escribió la “Crónica de Muntaner, que comprende desde la concepción de Jaime I (1207) hasta la coronación de Alfonso IV de Aragón (1328).

 

 

 

II – BIOGRAFIA DE RAMON MUNTANER

 

Ramon Muntaner Intervino en la conquista de Menorca  y en la defensa de Sicilia frente a los franceses Anjou.

 

 

En 1300 participó en el asedio de Mesina, perteneció a la Gran Compañía Catalana, ejército de infantería ligera formado por mercenarios aragoneses y catalanes, llamados almogávares, que fueron fieles hasta su fin en Grecia a la Corona de Aragón.

 

 

La Companía Catalana de Oriente (también denominada Magna Societas Catalanorum, Societas Catallanorum y Gran Compañía), fue una compañía de mercenarios creada por Roger de Flor a comienzos del Siglo XIV. Estuvo formada mayoritariamente por almogávares aragoneses y catalanes veteranos de la Guerra de Sicilia, los cuales habían quedado desocupados tras la firma en 1302 de la Paz de Caltabellotta entre la Corona de Aragón y la dinastía francesa de los Anjou.

 

Canción de juglares (en catalán)

 

 

Los almogávares fueron unas tropas de choque de la Corona de Aragón formadas por infantería ligera, activos en el Mediterráneo entre los siglos XIII y XIV. Estas tropas estaban integradas por oficiales catalanes y aragoneses, y una tropa formada principalmente por campesinos y pastores oriundos de los valles pirenaicos (aunque los había de muy diversa procedencia: valencianos, navarros e incluso sicilianos).

 

 

 

Se caracterizaban por ser tropas de choque de infantería que combatían a pie, con armas y bagajes ligeros, generalmente con un par de jabalinas, un cuchillo largo y a veces, un pequeño escudo redondo como única defensa. Antes de entrar en batalla solían golpear sus armas y con terribles gritos, aterrorizaban a sus enemigos. De gran fiereza, entraban en combate al grito de “Desperta Ferro!” (¡Despierta hierro!) , “Sant Jordi!” o “Aragón!.

 

 

 

La Gran Compañía Catalana  fue contratada en 1303 por el emperador bizantino Andrónico II Paleólogo para luchar contra el creciente poder del Imperio otomano en Anatolia, constando en un principio de 39 galeras y transportes con un total de 1.500 caballeros y 4.000 almogávares. Roger de Flor llegó a Constantinopla en 1303.

 

Roger de Flor en Constantinopla

 

 

Ramon Muntaner redactó el tratado entre el emperador bizantino y los catalanes y defendió como capitán, con valor y prudencia, la ciudad de Galípoli (actual Turquía) del ataque de los genoveses. Fue administrador de la Compañía de Roger de Flor.

 

Ramon Muntaner siguió a Roger de Flor y sus almogávares en sus gestas por tierras de Anatolia y fue el personaje experto de la compañía, junto con nobles caballeros como Berenguer de Entenza y Bernat de Rocafort.

 

 

El 30 de Abril de 1305 el hijo del emperador (Miguel IX Paleólogo) ordenó a unos mercenarios alanos el asesinato de Roger de Flor y el exterminio de la Compañía en Adrianópolis mientras asistían a un banquete ofrecido por el propio Emperador, pereciendo así unos 100 caballeros y 1000 infantes.

 

 

 

A pesar de la muerte de su líder y de gran parte de sus efectivos, la Compañía logró sobrevivir y se hizo fuerte en Tracia y Macedonia, devastando durante dos años el territorio bizantino en lo que se llamó la Venganza catalana (todos los varones, mayores de diez años, no se hacían prisioneros).

 

Rememorando (con humor) “La Venganza Catalana”

 

Tras el asesinato, los almogávares repelieron ferozmente ataques de los bizantinos y saquearon toda Grecia, especialmente la Tracia al grito de "Desperta Ferro" (¡Despierta hierro!). (El recuerdo de esta devastación perduraría en la memoria de los pueblos de la zona durante siglos, de tal forma que los monjes del Monte Athos llegaron a prohibir la entrada a ciudadanos catalanes.)

 

 

III – CRONICA DE RAMON MUNTANER

 

En 1323 escribió el “Sermó”, en verso provenzal, en el que exponía su opinión sobre la mejor manera de conseguir la conquista de Cerdeña, y que después había de incluir en la “Crònica”. Se trasladó a Mallorca, donde fue conseller de Jaime III.

 

 

Recitando lo escrito por Ramon Muntaner

 

Muntaner escribió su “Crónica” en poco más de tres años. Está escrita en primera persona, utilizando un estilo sencillo, sin demasiada retórica. Gracias a su condición de soldado, Ramon Muntaner presenció muchos de los hechos que relata, algo inusual en otros cronistas.

 

 

 

La “Crònica”, iniciada en 1325, sintetiza el período comprendido entre 1208 (nacimiento de Jaime I) y 1328 (coronación de Alfonso III), con dos núcleos temáticos: el reinado turbulento y heroico de Pedro el Grande y la expedición catalana a Oriente.

 

 

Página primera de la Crónica

 

 

Cargada de datos históricos, la “Crónica de Ramon Muntaner se ha convertido en un elemento imprescindible para analizar ese periodo de la historia de la Corona de Aragón, dado que Muntaner mantuvo una relación personal con todos los reyes de la Casa de Barcelona que fueron sus contemporáneos.

 

 

 

La obra fue escrita para ser leída en voz alta. Siempre que se dirige a sus oyentes, suele nombrarles como "señores". Muntaner consigue establecer una comunicación directa con sus espectadores. Para ello utiliza técnicas típicas del juglar como la interrogación "què us diré?" ("¿qué os diré?"),  además de utilizar un lenguaje vivo y coloquial, utiliza expresiones populares y refranes.

 

 

 

El objetivo fundamental de la obra es la de glorificar a los reyes de la Corona de Aragón. La sangre, un destino común y la lengua (a la que llama el “bell catalanesc”) son los elementos que integran la base de la comunidad catalano-aragonesa. La Crónica de Muntaner es también un valioso testimonio sobre las expediciones de los almogávares.

 

 

La Crónica es estrictamente autobiográfica y la evocación de los hechos muestra el impulso épico y el entusiasmo del autor hacia la Corona de Aragón y por los reyes de la Casa de Barcelona.

 

 

 RESUMEN

 

Ramon Muntaner, después de 1329 fue a Mallorca, donde su hijo mayor fue nombrado escudero del rey Jaime III de Mallorca, al igual que su segundo hijo entró al servicio del rey. En 1330 participó en las Cortes del Reino de Mallorca y en la preparación de la Guerra contra Granada.

 

 

En 1331 fue reelegido jurado, con su mujer y su hija, se trasladaron a Mallorca en 1332, donde el rey Jaime III de Mallorca lo nombró camarlengo y alcalde de Ibiza. Murió en el ejercicio de este último cargo.

 

Consolat de Mar a Barcelona – 1260

 

 

 

Recopilación y edición

Martín Ferré