Galería: LEONARDO DA VINCI – 1/2

 

 

LEONARDO DA VINCI

 

GENIO RENACENTISTA

 

en la

 

GALERIA HUMANISTA

 

Galería de recuerdo y tributo de personas relevantes en la historia de la Humanidad, con el convencimiento de que: “La persona es siempre y en todo el principio y fin, del trabajo, de la ciencia, del progreso económico y de la historia de los pueblos”.

 

CIENCIAS – 3

 

Galería de cultura universal, como: “Conjunto de conocimientos, sociales, artísticos, literarios, históricos, científicos o de cualquier otra índole, que el ser humano posee como fruto del estudio, de la experiencia, etc.”.

 

Primera parte

 

 

 

I – LEONARDO DA VINCI

 

Leonardo Da Vinci (el hombre que escribía de izquierda a derecha) regaló las líneas más inspiradoras de la historia de la humanidad; el hombre que se opuso a la "belleza ideal" del siglo XV, realizó las obras más hermosas y perfectas que pudieran imaginarse; el hombre cuya vida fue un misterio fue el encargado de develar los secretos profundos del arte y la ciencia de la época; el hombre que es el paradigma del "Renacimiento".

 

 

Escritura especular o en espejo

 

 

Soltero y sin hijos, quizás homosexual, vegetariano, pintor, escultor, físico, arquitecto, ingeniero, biólogo, modisto, geólogo, autor de tratados de óptica, inventor de juegos y herramientas de cocina, cartógrafo, músico, astrónomo, urbanista, anatomista, descubridor, investigador, mecánico y excelente cantante, fuerte, guapo, elegante.

 

 

 

II – ORIGENES DE LEONARDO DA VINCI

 

Leonardo Da Vinci (1452-1519), nació en el castillo de Vinci, cerca de Florencia, producto de una relación amorosa ilegítima entre su padre, Messer Piero Fruosino di Antonio da Vinci, notario, canciller y embajador de la República de Florencia y descendiente de una rica familia de notables italianos, y de su madre, Caterina, una humilde joven cuya familia campesina habitaba en una pequeña localidad toscana.

 

 

Toscana de Leonardo

 

Leonardo, o Lionardo según su nombre de bautizo, fue bautizado y pasó sus cinco primeros años en la casa de su padre en Vinci, donde fue tratado como un hijo legítimo. En este lugar, Leonardo recibió instrucción, aprendió a leer y a escribir, y adquirió conocimientos de aritmética.

 

 

Su nombre completo fue “Leonardo di ser Piero Da Vinci”, cuyo significado es “Leonardo, hijo del maestro Piero Da Vinci”; sin embargo, el término “Da” lleva una mayúscula para denotar que se trata de un apellido. [Leonardo firmaba simplemente sus obras como “Leonardo” o “Io, Leonardo” (Yo, Leonardo), así que la mayoría de las autoridades atribuyen sus obras a “Leonardo” sin el “Da Vinci”. Es verosímil que se abstuviera de emplear el apellido de su padre porque era un hijo ilegítimo.

 

 

III – BIOGRAFIA DE LEONARDO DA VINCI

 

Su vida artística se puede dividir en cuatro períodos: florentino (1452-1482), milanés (1483-1499), vida errante (1500-1516) y el último, que abarca tres años, exilio voluntario en Francia, en la corte de Francisco I.

 

 

Su padre, Ser Piero, hacia 1469 lo encomendó éste al taller de Verrocchio, cuyas enseñanzas compartió con Sandro Botticelli, Lorenzo di Credi y Pietro Perugino.

 

 

Se tienen pocas noticias de su actividad durante este período, pero la Anunciación (Uffizi) para San Bartolomé de Monteoliveto, donde la fusión de la luz y la sombra anuncia el “sfumato leonardesco”, demuestra los sorprendentes progresos del joven artista, que en 1472 estaba ya inscrito en el “Libro rosso dei debitori e creditori” de la Compañía de San Lucas.

 

 

El primer encargo independiente es de 1478 y a éste le sigue otro, en 1481, de los monjes de San Donato de Scopeto, cerca de Florencia, para la Adoración de los Reyes Magos, inconclusa (Uffizi), y un San Jerónimo (1482, Pinacoteca Vaticana), en el que en un ambiente claroscuro asocia la figura al ambiente de la caverna, anticipo del de la Virgen de las Rocas.

 

 

 

 

La dama del armiño

 

En 1483 se encuentra en Milán al servicio de Ludovico el Moro; el duque le empleó como pintor, escultor, ingeniero y organizador de sus fiestas; le encargó además una estatua ecuestre de su padre, Francesco Sforza, que Leonardo no llegaría a fundir.

 

 

Mientras se dedicaba a sus trabajos de hidráulica, ingeniería y escultura, pintó dos grandes obras: en la Virgen de las Rocas (1483-1493, Louvre), encargada a Leonardo y a los hermanos Ambrosio y Evangelista De Predis por la Cofradía de San Francisco el Grande, de Milán, la suave ambigüedad de los tipos y la fusión pictórica entre la figura y el ambiente hacen de ella una muestra de la poesía figurativa de Leonardo.

 

 

La segunda gran obra de su período milanés es la Santa Cena (1499, refectorio de Santa Maria delle Grazie). Para Ludovico el Moro pinta, en 1498, dos salas del castillo sforzesco. En la misma época preparaba trabajos sobre mecánica, perspectiva y anatomía. Su obra permaneció ignorada hasta 1651, en que se publicó su “Trattato della pittura”.

 

 

Gioconda o Mona Lisa

 

Permaneció en Milán hasta 1500, es decir, hasta la caída del ducado de Milán; después se trasladó a Mantua, más tarde a Venecia y, finalmente, volvió a Florencia. En la capital toscana, también dedicado a sus búsquedas científicas, inicia una nueva era y pinta dos obras capitales, Santa Ana (1501, Londres, Royal Academy) y la Gioconda (1503, Louvre), la sublimación formal y expresiva del arte leonardesco.

 

 

Entre 1503-1504 realiza la Batalla de Anghiari, en el salón del Palazzo Vecchio de Florencia, de la que quedan sólo dibujos preparatorios y la célebre copia de Rubens (Louvre). Hacia 1506 abandona Florencia y se traslada a Milán, donde permanece como huésped del gobernador francés, Charles d’Amboise.

 

 

 

En 1513, Leonardo da Vinci se fue a Roma, donde trabajó para el papa León X, miembro de la rica y poderosa familia de los Médicis. En aquellos momentos, en el Vaticano, Rafael y Miguel Ángel tenían mucho trabajo; allí permanece hasta 1516, año en que se traslada a Francia invitado por Francisco I.

 

 

  –

 

Por su universalismo y naturalismo, Leonardo transforma el orden gótico y lo supera por su concepción de la vida orgánica. En sus escritos elaboró teorías científicas de la perspectiva, de la anatomía, del color y de las sombras.

 

 

Su gran innovación pictórica es el “sfumato”, la obtención de nuevos efectos de fluidez de las formas en el espacio con veladuras en profundidad, en una realidad nueva, más poética; así, al sistema florentino de contrastes en claroscuro, opone Leonardo la asociación de los colores contiguos.

 

 

 

Continua

 

 

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Núria
    Jun 26, 2010 @ 12:31:50

    Amic Martí,De la galeria dels homes més destacats que has exposat entre segles X i XVI, quasi tots són importants, però et diré que per mi, Leonardo da Vinci és el més destacat.Et felicito de nou per l’encert de poder gaudir de la seva trajectòria. Segur en enciclopèdies ho trobaríem, però les il·lustracions exposades són més clarificadores que qualsevol comentari enciclopèdic.Endavant benvolgut Martí, seguirè amb interès la teva Galeria.Núria

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: