Galería: BERNAT METGE – 2/2

 

 

BERNAT METGE

 

ESCRITOR EN LENGUA CATALANA

 

Segunda parte

 

 

 

III –LO SOMNI DE BERNAT METGE

 

Lo somni (1396-1399), El sueño en español. Escrito en uno de los momentos más críticos y dramáticos de la historia de Cataluña, el diálogo filosófico de “Lo somni” representa una de las etapas de mayor madurez de la literatura medieval en catalán.

 

 

Bernat Metge, independientemente del movimiento humanista, recurre a un itinerario cultural e intelectual con una dimensión humana libre y racional, clara alternativa a la visión eclesiástica dominante en aquellas épocas.

 

 

ARGUMENTO DE LOS CUATRO CAPITULOS DEL LIBRO

 

I – Bernat Metge está encerrado en la prisión y recibe en sueños la visita del rey Juan. Mantienen una discusión sobre la inmortalidad del alma.

 

II – Bernat Metge hace preguntas al rey, respecto al lugar donde se halla, quienes son los dos personajes que le acompañan Orfeo (músico) i Tiresias (adivino), etc.

 

III – Tiresias profiere violentas diatribas contra las mujeres.

 

IV – Bernat Metge hace un elogio de las mujeres, alaba a las famosas de la antigüedad y a las reinas catalanas, diferenciando a la Madre de Dios. Hace una invectiva contra los hombres.

 

Finalmente, Bernat Metge se despierta y se acaba el sueño.

 

 

Posiblemente una breve lectura del libro puede resultar mucho más clarificadora, por ello merece la pena leer “Lo somni “ (1396-1399) en catalán y su traducción o “El sueño en español.

 

 

Lo somni (“El Sueño” en Catalán)

 

Poch temps ha passat que, stant en la presó, no per demèrits que mos perseguidós e envejosos sabessen contra mi, segons que despuys clarament a lur vergonya s’és demostrat, mas per sola iniquitat que m’havien, o per ventura per alcun sacret juý de Déu, un divendres entorn mige nit, studiant en la cambra on jo havia acostumat star, la qual és testimoni de les mies cogitacions, me vench fort gran desig de dormir. E, levant-me en peus, passejé un poch per la dita cambra; mas, soptat de molta son, covench-me gitar sobre·l lit e soptosament, sens despullar, adormí’m, no pas en la forma acostumada, mas en aquella que malalts o famejants solen dormir.

 

E, stant axí, a mi apparech, a mon viyares, un hom de miya statura ab reverent cara, vestit de vellut pelós carmesí sembrat de corones dobles d’aur, ab un barret vermell en lo cap. E acompenyaven-lo dos hòmens de gran statura, la un dels quals era jove fort bell e tenia una rota entre les mans; l’altre era molt vell, ab longa barba e sens ulls, lo qual tenie un gran bastó en la mà. E entorn los dessús dits havie molts falcons, astors e cans de diversa natura qui cridaven e udulaven fort legement.

 

E quant haguí bé remirat, specialment lo dessús dit hom de miya statura, a mi fo viyares que veés lo rey en Johan d’Aragó, de gloriosa memòria, qui poch temps havie que era passat d’esta vida, al qual jo longament havia servit.

 

E, dubtant qui era, spaordí’m terriblament; ladonchs ell me dix:

–Lunya tota paor de tu, car jo só aquell que penses.

 

Quant jo l’hoý parlar, coneguí’l tantost; puys tremolant diguí:

–O senyor, com sots vós açí? E no morís l’altre dia?.

 

–No morí –dix ell–, mas lexé la carn a la sua mare e retí l’esperit a Déu, qui·l me havie donat.

 

–Com l’esperit? –digui jo–. No puix creure que l’esperit, si res és, puxa tenir altre camí sinó aquell que la carn té.

 

–E donchs, que entens –dix ell–, que sia jo? No saps que l’altre dia passé de la vida corporal en què era?.

 

–Hoït ho he dir –responguí jo–, mas ara no ho crech, car si fóssets mort no fórets açí. E entén que sots viu, mas la gent, o per tal com ho volrie, car tots temps se alegre de novitats e specialment de novella senyoria, o per alcuna barataria que vol fer, ha mes en fama que sots mort.

 

–La fama –dix ell–, es vera, que jo he pagat lo deute a natura, e lo meu esperit és aquest que parle ab tu.

 

–Vós, senyor, me porets dir què us plaurà, mas, parlant ab vostra reverència, jo no creuré que siats mort, car hòmens morts no parlen.

 

–Ver és –dix ell–, que·ls morts no parlen, mas l’esperit no mor e, per conseguent, no li és inpossible parlar.

 

 

 

Juan I de Aragón

 

 

Lo somni (“El Sueño” en Español)

 

No ha pasado mucho tiempo desde que, estando yo preso, no por deméritos que quienes me persiguen y me envidian pudieran usar en mi perjuicio –según lo que más tarde claramente y para su vergüenza se ha demostrado–, sino o bien por mera maldad suya contra mí, o bien por algún secreto juicio de Dios, un viernes, en torno a media noche, mientras estudiaba en la habitación donde acostumbraba hacerlo (testigo espacio de mis cuitas), me embargó un intenso deseo de dormir. Tratando de vencerlo, me puse en pie y paseé un rato por la habitación. Pero, sorprendido por un gran sueño, me fue preciso tumbarme en la cama, y súbitamente, sin desvestirme, me dormí: no como de costumbre, sino del modo en que los enfermos o los hambrientos suelen hacerlo.

 

En tales condiciones, tuve la impresión de que se me aparecía alguien de mediana estatura y de venerable rostro, con un traje de erizado terciopelo carmesí sembrado de coronas dobles de oro, cuya cabeza estaba cubierta por un birrete rojo. Y lo acompañaban dos hombres de gran estatura: uno era joven y muy bello, con una lira en las manos; el otro, muy viejo, de larga barba, vacíos los ojos, empuñaba un largo bastón. Alrededor de ellos había multitud de halcones, azores y canes de razas diversas, que gritaban y aullaban de manera muy desagradable.

 

Y cuando hube mirado con atención, especialmente al de mediana estatura, me pareció que reconocía al rey don Juan de Aragón, de gloriosa memoria, que recientemente se había despedido de esta vida y a quien yo había servido durante años. Y dudando de si era él, me asusté terriblemente. Entonces él me dijo:

–Aleja de ti cualquier temor, porque soy quien tú crees.

 

Al oírlo hablar, supe de inmediato que era él; y trémulo dije:

–¡Oh, señor! ¿Cómo es que aquí estáis? ¿No moristeis poco tiempo atrás?
–No morí –dijo él–, sino que le dejé la carne a su madre la tierra y le restituí mi espíritu a Dios, quien me lo había concedido.

 

–¿Cómo: el espíritu? –dije yo–. No puedo creer que el espíritu, si algo es, pueda recorrer camino distinto al de la carne.

 

–Entonces, ¿qué entiendes –me preguntó– que sea yo? ¿No sabes a ciencia cierta que el otro día abandoné mi vida corporal?

 

–Admito que lo oí –respondí–, pero ahora no lo creo, porque si estuvierais muerto no estaríais aquí; entiendo por tanto que estáis vivo. Mas la gente, ora porque lo desearía, porque siempre se alegra de las novedades (especialmente las de un cambio de señor), ora por alguna artimaña que trama, alimenta el rumor de que estáis muerto.

 

–El rumor –dijo él–, es cierto: he pagado mi deuda con la naturaleza y mi espíritu es con quien estás hablando.

 

–Vós, señor, me podéis decir cuanto os plazca; pero, con el debido respeto, no voy a creer que estéis muerto, porque todo el mundo sabe que los muertos no hablan.

 

–Cierto es –dijo él–, lo que afirmas; mas el espíritu no muere, y por tanto no le es imposible hablar.

 

Traducción de Jorge Carrión

 

 

 

 

 

RESUMEM

 

 

FUNDACION BERNAT METGE

 

La Fundación Bernat Metge es una institución fundada en 1922, bajo el patrocinio de la editorial Alpha de Francesc Cambó, que hoy forma parte del Instituto Cambó y tiene como finalidad no sólo el fomento del estudio de los cásicos griegos y latinos en los Países Catalanes, sino también la de crear a lo largo del tiempo generaciones humanistas.

 

Su actividad principal ha sido la publicación de la abundante colección “Fundación Bernat Metge”, en catalán, siguiendo el modelo de las grandes colecciones clásicas europeas.

 

 

 

Recopilación y edición

Martín Ferré

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: