VICENTE FERRER – FUNDACION

 

 

SOCIEDAD CIVIL Y ASOCIACIONISMO

 

 

FUNDACION VICENTE FERRER

 

ORGANIZACIÓN NO GUBERNAMENTAL DE DESARROLLO (ONGD)

 

 

Admiradores de las Organizaciones no Gubernamentales Humanistas que actúan en el mundo, humildemente, cúmplenos exaltar la persona de Vicente Ferrer, fallecido el pasado viernes, fundador y principal cooperante de la Fundación Vicente Ferrer, cuyas realizaciones en la India resultan extraordinarias y casi, increíbles.

 

 

 

 

I – ACONTECIMIENTO HISTORICO

 

El infatigable cooperante español Vicente Ferrer falleció el viernes pasado, 19 de junio, a la edad de 89 años, en la ciudad india meridional de Anantapur, epicentro de su acción humanitaria, desde donde trabajó por hacer realidad el sueño de acabar con la pobreza y mejorar la vida de las personas más desfavorecidas.

 

 

La muerte de Vicente Ferrer deja un vacío de solidaridad muy difícil de llenar, pero también un mensaje de filantropía a transmitir a las generaciones futuras. Más de 100.000 personas se acercaron ayer en Anantapur a la Fundación Vicente Ferrer para dar el adiós al cooperante en una jornada de intensas emociones.

 

 

 

1.1 – RECONOCIMIENTOS PUBLICOS

 

Han sido muchas y muy relevantes las instituciones y entidades que han querido honrar a Vicente Ferrer distinguiéndolo, entre otros reconocimientos, como:

 

 

-Premio Príncipe de Asturias a la Concordia, en 1998.

– Español Universal, en 1998.
– Miembro de la Comisión de Erradicación de la Pobreza, del Gobierno de Andhra Pradesh, en el 2000
– Creu de St Jordi, de la Generalitat de Catalunya, en el 2000.
– Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española, en el 2000.
– Personaje destacado de la historia del siglo XX por la UNESCO, en el 2001.
– Gran Cruz de la Orden Civil de la Solidaridad, del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España, en el 2002.
– Premio al Espíritu Olímpico, del Comité Olímpico Español, en el 2002.
– Doctor Honoris Causa, por la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Huelva.

 

 

 

 

II – HISTORIAL PERSONAL

 

Vicente Ferrer i Moncho (Barcelona, 5 de mayo de 1920 – Anantapur, 19 de junio del 2009) y su infancia transcurrió entre Barcelona y Gandía. En 1936 se desencadenó la guerra civil española y Vicente fue llamado a las filas republicanas,  luchando en la Batalla del Ebro con tan sólo 16 años (la Quinta del Biberón).

 

Una vez, terminada la guerra, Vicente comenzó sus estudios de derecho, con el anhelo de ayudar a los más pobres. Pronto abandonaría los estudios para ingresar en la orden de Jesús, orden que el admiraba por la leyenda de heroicidad que la acompañaban. Los principios de conducta de los jesuitas, en relación al mundo eran; “Hablar poco; escuchar mucho; responder punto por punto y saber retirarse a tiempo”.

 

En catalán de Mallorca

 

Vicente tenía claro que quería ir a la India. La india lo atraía de manera seductora. Quizá las lecturas de Gandhi, Kipling, pero no será hasta cumplidos los 32 años, cuando al fin, Vicente Ferrer llega a la India. Él es consciente de que llega a un mundo totalmente distinto al que acaba de dejar.

 

 

III – MISIONERO EN LA INDIA (1952-1968)


El 13 de febrero de 1952, Vicente Ferrer llegó a Mumbai como misionero jesuita. Pese a que su cometido era acabar su formación espiritual, en su primera misión en Manmad, decidió salir a conocer a las gentes, saber de sus necesidades y ganar su confianza, tratando de dar solución al sufrimiento de los más pobres.

 

 

Puso en marcha entre los campesinos un singular sistema de trabajo, que despertó las conciencias y generó un gran movimiento de solidaridad. “El milagro de dar”, que consistía en una pequeña ayuda económica y el asesoramiento técnico necesario para obtener agua para los cultivos. Si al finalizar cada campesino devolvía lo prestado (sin intereses), el milagro se iba extendiendo entre toda la comunidad.

 

 

Su labor con los más pobres, los intocables, le llevó a renunciar al proselitismo y a dedicar todo su tiempo a trabajar codo con codo con ellos. Vicente piensa que la pobreza no se puede erradicar sin desarrollo, y no puede haber desarrollo sin la implicación directa y activa de los propios beneficiados

 


IV – Tiempos difíciles (1968-1969)


La simpatía que despertaba la labor de Vicente Ferrer entre los campesinos generó suspicacias entre algunos sectores dirigentes, que veían en él una amenaza a sus intereses.


Organizó pequeñas cooperativas para excavar pozos y extraer el agua, canalizarla y poner en marcha pequeñas parcelas de regadío. La simpatía despertada entre los campesinos generó suspicacias entre algunos sectores dirigentes. La publicación de un artículo en el semanario de mayor difusión de la India, el Illustrated Weekly, con el título «La revolución silenciosa», fue el detonante de una orden de expulsión. El 27 de abril de 1968 recibió la orden: «Se le comunica que en el plazo de 30 días usted deberá abandonar el país, ya que su permiso de residencia le ha sido denegado

 

 

Dos días antes de que expirara el plazo, más de 30.000 campesinos recorrieron los 250 Km que separan Manmad de Bombay para exigir al gobierno la reparación de esta injusticia.

 

 

En una breve entrevista con Vicente, la primera ministra Indira Gandhi reconoció el gran valor de su trabajo y se comprometió a buscar la solución más adecuada a la situación, enviando un telegrama con un mensaje salomónico: “El padre Vicente Ferrer marchará al extranjero para unas cortas vacaciones y será bien recibido otra vez en la India.”

 

Vicente volvió a España y fundó Acción Fraterna en el Mundo, con un único objetivo: aliviar la situación de dos tercios de la humanidad que padece hambre. 


Aprovechó también para mediar en la causa de dos goanos, presos a perpetuidad en las cárceles de Lisboa, consiguiendo su liberación al cabo de dos meses.

 

 

V – ANANTAPUR – LA GESTA DEFINITIVA (1969 – 2009)


En estas fechas apareció en la revista americana Life un gran reportaje de doce páginas titulado “El santo de Manmad”, mientras desde España, Italia, Alemania, la India y Norteamérica, un movimiento popular recogió 25.000 firmas con la intención de proponerlo como candidato al Nobel de la Paz. 


Pese a haberlo solicitado, tres meses después de abandonar la India, el permiso para volver no había llegado todavía. Sorprendida por su tardanza, fue Indira Gandhi la que ordenó que le concedieran el visado de entrada de inmediato.

 


A su regreso a la India sólo le acogió el Estado de Andhra Pradesh, y Vicente, junto a seis voluntarios incondicionales, decidió instalarse en la tierra más pobre de esa región: Anantapur, donde la escasez de agua llegaba casi a la desertización, y la sanidad y la educación eran prácticamente inexistentes. Allí, los políticos radicales se movilizaron para recibirle con pintadas en las paredes: “Ferrer go back”. 

 

Lejos de amedrentarse, a los tres días de llegar contaba ya con una casa, vacía y a medio construir, que convirtió en cuartel general. De una de las paredes desnudas colgaba un cartel que decía: “Espera un milagro”. Este mensaje profético, cuyo origen nunca llegó a conocer, supuso un nuevo acicate para seguir adelante.

 


En marzo de 1970 dejó de pertenecer a la Compañía de Jesús. Y ese mismo año contrajo matrimonio con Anne Perry, una periodista inglesa que había permanecido a su lado desde el conflicto de Manmad.

 


Sin embargo, durante los años 70 persistió el asedio, esta vez desde las autoridades de la región, que veían con recelo su trabajo, llegando incluso a intentar encarcelarlo. Vicente denunció el abuso de poder del que estaba siendo objeto y consiguió un fallo favorable que creó jurisprudencia.
En 1996 creó en España la Fundación Vicente Ferrer para asegurar la continuidad económica del proyecto. 

 

 

 

Ese proyecto abarca muchas ramas, pero una de ellas era su preferida y concernía a la mujer. En la India, lo peor que le podía a una mujer era quedarse viuda, su lugar en la sociedad terminaba. En 1825 se prohíbe que la mujer sea incinerada junto a su esposo, sin embargo, sigue siendo invisible en la sociedad y se ve abocada al suicidio, la indigencia o la prostitución

 

VI – FUNDACION VICENTE FERRER

 

La ONG de Ferrer, que lleva su mismo nombre, cubre Anantapur junto a otros 2.277 municipios en el estado meridional de Andhra y beneficia a más de 2,5 millones de personas.

 

 

 

Los cooperantes y trabajadores lo están llevando con mucha serenidad, como hubiera sido el deseo de “Vicente", añadió la portavoz de la fundación humanitaria.

 

 

 

La movilización en la red para que el premio Nobel de la Paz de este año sea para la Fundación Vicente Ferrer responde a la lógica reacción de la sociedad ante la labor desempeñada durante más de medio siglo por una organización no gubernamental de cuya ayuda dependen 2,5 millones de personas en Anantapur, India central.

 

 

 

Recopilación y edición

Martín Ferré

 

 

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Soqui
    Jun 20, 2009 @ 16:58:04

    Muy buena información Martín, como siempre, muchas gracias por compartirlaNo puedo ver los videos, intentaré buscar alguno en youtubeUn abrazoSoqui

    Responder

  2. JAUME
    Jun 21, 2009 @ 19:41:43

    Descansi en pau. Descanse en paz. Una gran pérdida. Hace falta gente como él en este mundo.

    Responder

  3. JoanDe
    Jun 24, 2009 @ 22:13:45

    Al pasar por tu espacio no esperaba encontrarme con menos, Yo en el mio hacia una breve referencia al tema, Se lo merece, pero tu caso es de profesional. Felicidades por tu documento no esperaba menos de tì. Un saludo y ya me dirás como estás amigo.

    Responder

  4. Núria
    Jun 25, 2009 @ 09:21:32

    Amic Martí,No hi ha cap dubte que Vicens Ferrer ha estat un exemple d’humanitat, d’amor al pròxim i de trobar la felicitat en donar el què tens als altres. S’ha divulgat per tots els mitjans de comunicació l’obra de Vicens Ferrer, però el teu reportatge és molt convicent. Vas seguin pas a pas el seu peregrinatge en el desenvolupament de les terres àrides d’Anantapur.Molt bé benvolgut Martí, és important coneixer d’aprop les persones bones que dediquen la seva vida en ajudar als altres, en un món que sembla que només existeixi la fibrolitat.Gràcies per tant encertat document.Fins semprenúria

    Responder

  5. Mimi
    Jun 26, 2009 @ 23:32:17

    Tienes buenas entradas, esta me ha gustado mucho, es justo reconocer el mérito de una persona así y la ong que le sigue los pasos.Un abrazo,

    Responder

  6. Marta
    Jun 29, 2009 @ 05:52:07

    Sempre ho dic, de creure amb Deu, creuria amb ell, va marxar en silenci, tal com va viure fora de la seva Índia, aquest pais privilegiat que va tenir l’oportunitat d’estar visquent agafat de la seva mà. El vaig coneixer i des de llavors sempre he pensat que no tot estaba perdut en el ser húma.Descansí en Pau

    Responder

  7. Trackback: Vicente Ferrer, el hombre santo de Anantapur | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: