RAICES DEL REINADO DE LOS BORBONES – VII**

 

 

CIENCIAS SOCIALES

 

 

VII – RAICES DEL REINADO DE LOS BORBONES

una

MONARQUIA ABSOLUTA O AUTORITARIA

Segunda parte

 

 

1.5 – FERNANDO VI REY DE ESPAÑA

 

Fernando VI: (1713 – 1759). Rey de España (1746 – 1759).

Segundo hijo de Felipe V y de María Luisa de Saboya, casó en 1729 con Bárbara de Braganza.

 

 

Su reinado se caracterizó por el mantenimiento de la neutralidad frente a Francia e Inglaterra, mientras ambas intentaban la alianza con España. Esta situación fue aprovechada por el marqués de la Ensenada para proseguir los esfuerzos de reconstrucción interna, ya iniciados en el reinado anterior. Por otra parte, la francofilia de Ensenada se compensaba en el seno del gobierno por la anglofilia del secretario de Estado, Carvajal, y de su sustituto, R. Wall.

 

Importante aspecto de la política del monarca, su regalismo, alcanzó pleno éxito en el concordato de 1753 con los Estados pontificios.

 

  

 

 

1.6 – CARLOS III REY DE ESPAÑA

 

Carlos III: (1716-1788) Duque de Parma y Plasencia (1731 – 1735), rey de las Dos Sicilias (1734 – 1759) y de España (1759 – 1788).

 

Tras los fallecimientos de Luis I y de Fernando VI sin descendencia, el trono de España pasó a Carlos III, tercer hijo de Felipe V y primero de su matrimonio con Isabel de Farnesio, con gran experiencia de gobierno como rey de Nápoles.

 

 

 

Su reinado es el más característico del llamado “despotismo ilustrado”. El primer período, hasta el motín de 1766, estuvo presidido por el italiano Esquilache. Posteriormente, se sucedieron en la dirección del Estado Aranda, Grimaldi y Floridablanca.

 

 

 

En política económica se promovió una serie de reformas, que, en estrecha correlación con los cambios estructurales, crearon una situación apta para el inicio de la Revolución industrial. La política industrial tendió a romper los moldes gremiales y a proteger la industria privada, sobre todo la algodonera catalana.

 

 

 

La libertad de comercio de granos (1765) y la libertad para el comercio con América (1778) contribuyeron a la creación de un mercado nacional.

 

 

 

En el ramo de la Hacienda se creó por primera vez el papel moneda y una banca estatal (Banco de San Carlos, 1782).

 

 

Por otra parte, se inició la lucha contra el poderío de la Iglesia como factor político (expulsión de los jesuitas, 1767) y para limitar los controles inquisitoriales.

 

 

Creó un ejército regular, basado en las experiencias prusianas (Ordenanzas de Carlos III). Después de la firma del tercer pacto de Familia con Francia (1761), se declaró la guerra a Gran Bretaña (1762), finalizada con el Tratado de París (1763), que debilitó a España en las Indias.

 

 

1.7 – CARLOS IV REY DE ESPAÑA

 

Carlos IV: (1748 – 1819) Rey de España (1788 – 1808). Hijo de Carlos III y de María Amalia de Sajonia. Al subir al poder encargó la dirección del Estado a Floridablanca, que éste conservó hasta 1792, año en que fue sustituido por Aranda. En marzo de 1793 ocupó su puesto Godoy, árbitro de la situación durante el resto del reinado, excepto un breve lapso.

 

En 1793 se declaró la guerra a Francia, y después de la victoriosa campaña del Rosellón (1793) se produjo la derrota de 1794 en la zona vasco-navarra, que condujo a la conclusión de la Paz de Basilea (1795). Al año siguiente se concluyó el Tratado de San Ildefonso con Francia, que abocó a la guerra contra Gran Bretaña: un desastre militar (batalla del cabo San Vicente) y económico (bloqueo de las Indias).

 

 

 

 

Siguió la crisis económica más aguda conocida por España desde hacía casi un siglo, a la que se buscó salida con una nueva guerra contra Gran Bretaña, en la que la flota española perdió definitivamente su efectividad (batalla de Trafalgar, 1805).

 

Motín de Aranjuez – 1808

 

El mismo año se firmó el Tratado de Fontainebleau para realizar una invasión franco-española en Portugal, lo que sirvió de pretexto para que los ejércitos napoleónicos penetrasen en la Península. Godoy, que se dio cuenta de la situación demasiado tarde, propuso a los reyes huir hacia América, pero el futuro Fernando VII consiguió frustrar sus intenciones y le acusó de traición.

 

 

En marzo de 1808 se produjo el motín de Aranjuez, que desbancó a Godoy y obligó a Carlos IV a abdicar. Pocos meses después, Napoleón atrajo a Fernando y a Carlos a Bayona, donde ambos abdicaron de sus derechos al trono, que pasó a José Bonaparte.

 

 

Carlos IV no volvió nunca a España, ni siquiera después de la guerra de la Independencia, ya que su hijo, Fernando VII, se lo prohibió.

 

 

 

 

 

 

Recopilación y edición

Martín Ferré

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: